Lencería sexy para un buen preludio

Hace poco leí un dato: aunque digan que les da igual, al 87% de los hombres no le es indiferente la ropa interior de una mujer. La lencería siempre ha sido una parte fundamental del sexo seguramente porque es el preludio a lo que vendrá después. Insinúa un cuerpo deseado y para los hombres, que son muy visuales, es una imagen sugerente, excitante y que deja volar la imaginación (y buena parte del sexo está en la mente). Pero no sólo nos ponemos lencería sexy para ellos. Las mujeres con una prenda sexy nos sentimos guapas, atractivas, deseadas y ésta, es una sensación fantástica.

lenceria2

Hay numerosas opciones de lencería, cada una escogerá aquella con la que mejor se sienta.

Entrar en el mundo de la lencería es descubrir muchas posibilidades de formas, materiales, colores… Cuál escoger dependerá de nuestro gusto y de nuestra personalidad. Si somos más atrevidas podemos probar con babydolls sexys, corsés, ligueros, transparencias, rejillas o, por qué no, estampados de leopardo. Si preferimos algo más sencillo, un conjunto de tanga y sujetador con encaje será perfecto. ¿Os gusta jugar? Hay lencería de colegiala, de enfermera, de criada… todo depende del rol que queramos adoptar. Y, para quienes dicen aquello de “te comería enterita” pueden empezar por la ropa interior, la hay comestible.

Sobre colores, el más usado para excitar es (como seguro imagináis) el negro, después le sigue el rojo. Aunque yo considero que cualquier color puede ser bueno, menos el carne que es fantástico para que no se transparente con la ropa pero erótico, lo que se dice erótico, no lo es mucho.

Y un apunte para ellos, obvio quizás, pero que no está de más recordar. Los hombres no han de descuidar tampoco su ropa interior porque también pasan por esa fase preliminar ante los ojos de la pareja. No digo yo que se pongan un tanga (a la mayoría de hombres les diría: no, por favor) pero, para mi gusto, unos boxers ajustaditos sí son de agradecer.

Aunque tampoco hay que darle al tema de la lencería más importancia de la que tiene. Una ropa interior cuidada y sexy nos puede ayudar a sentirnos bien, a provocar un ambiente, a excitar, pero luego, ¿cuánto rato dura puesta? Al final, lo fundamental es la actitud de quien lleva esa ropa. Unas bragas de algodón con una camiseta de tirantes pueden ser muy eróticas si van acompañadas de ganas, pasión, deseo y provocación. Vístete pero, sobre todo, siéntete sexy.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s