Quiero ser cornudo

cornudoconsentidoHola, tengo la fantasía de ver a mi mujer en brazos de otro disfrutando. Ella cuando jugamos y se lo imagina se pone a cien pensando que otro se la folla, pero no acaba de atreverse a real. ¿Alguien me ayuda? ¿Como la puedo convencer? ¿Tenéis alguna idea? Me gustaría conocer también experiencias de parejas que hallan pasado por mi misma situación Muchas gracias.

Éste es un anuncio real sacado de una página de contactos. A algunos les puede chocar que alguien quiera ser cornudo porque, según las convenciones sociales imperantes, es poco menos que una aberración. ¿Qué tu mujer tenga sexo con otro? ¿Además de forma consentida y viéndolo? Pero como por suerte hay quien se salta las (a veces estrictas) convenciones sociales en pro de una vida más acorde a su forma de ser y disfrutar, hay hombres que buscan sentirse “cornudos” porque les excita esa situación.

Los motivos que pueden llevar a alguien a disfrutar viendo a su mujer con otro pueden ser variados y muy personales. Algunos posibles:

– La que quizás sea la principal motivación: sentir placer a través del placer de su mujer.

– La propia visión de su mujer realizando sexo. Salir por un momento de la relación sexual y situarse como espectador puede ser una visión muy erótica y placentera.

– Relacionado con la sumisión y la humillación. Y también con las convenciones sociales que he comentado al principio. En un papel sumiso del hombre, éste se pliega a la “humillación” de ver a su mujer con otro hombre, a la “humillación” de ser cornudo. En los juegos de dominación, la humillación es un aspecto más de placer y excitación psicológica para el sumiso.

– Disfrutar con la sensación de que su mujer es la “más zorra”. Desde una perspectiva pornográfica del sexo, a algunos hombres les gusta esa sensación de sentir a su mujer como la protagonista de la película X.

Algunas parejas quieren pero no se deciden. Surgen miedos, tanto de él como de ella: “como fantasía está bien, pero…”, “no sé si podré estar con otro”, “¿qué sentiré al ver a mi mujer con otro hombre?” son algunas cuestiones comunes. Id poco a poco, comentando y superando juntos vuestros temores o reticencias. Si os lanzáis a la acción, podrá resultar una mejor o peor experiencia, pero no sufrirá vuestra relación. Al contrario, lo más probable es que salga reforzada porque este tipo de situaciones vividas juntos fortalecen la complicidad.

Esta práctica sexual es una fantasía relativamente común en hombres y, como realidad, tiene bastantes adeptos. En internet hay páginas y foros sobre el tema. Os enlazo a un blog donde una mujer explica su experiencia como hotwife (término anglosajón para denominar a las mujeres de hombres “cornudos”): Cornudo Científicamente. Me parece muy interesante poder leer sensaciones y emociones de quien directamente vive la experiencia.

22 comentarios en “Quiero ser cornudo

  1. Es un tema extremadamente complejo.

    He tenido experiencia en cuanto a lo de compartir a mi pareja se refiere, no tanto así en torno a la humillación y sumisión, sino más en lo relacionado a ser cómplice de ella. Los dos tenemos una relación abierta, pero dadas mis inseguridades y complejos no me atrevo a tener experiencias con otras chicas; ella es la única que liga y se acuesta con otras personas. Es difícil para mí, pero creo que estoy lidiando con mi tipo de relación que se ajusta más a mis ideologías de relación; pienso que la gran mayoría de personas es poliamorosa y no monoamorosa, sólo que nos hicieron creer que tener una sola pareja de por vida era lo único válido. Así que me opongo a ello e intento vivir siendo coherente con lo que pienso, aunque me cueste.

    Lo más importante que quiero decir es que hay diferentes formas del estilo de vida ‘cuckold’; unas mucho más extremas que otras. Y me parece que dichas formas extremas me resultan dañinas. He analizado mucho, en foros y en contactos de personas que llevan a cabo este tipo de relación, y he notado que aquellos que se involucran en juegos de humillación y sumisión compulsivamente, no tienen una calidad de relación necesaria para considerarla sana; percibo que el amor de la ‘hotwife’ hacia su ‘cornudo’ es significativamente menor cuando la pareja va a extremos. Por ejemplo, conozco a través del internet a una pareja en la que la mujer tenía decidido terminar la relación, pero terminó casándose con él sólo porque el tipo adoptó un comportamiento de sumiso y le prometió un matrimonio ‘cuckold’. Hoy en día, la esposa lo humilla diariamente, buscando novios por su cuenta de Facebook de manera pública, y llevando a la cama matrimonial a sujetos extraños, y obligando a su esposo a ingerir semen del condón del invitado. Además, usualmente lo trata mal y lo mantiene con un dispositivo de castidad. Y yo sólo me pregunto qué clase de salud mental tendrá ese hombre sometido a una persona que toma su libertad como un juego, en el que él dio su consentimiento, pero que claramente la pasa muy mal. Se asemeja a la mentalidad de esas mujeres sometidas por la violencia de sus esposos y que quieren seguir al lado de ellos a pesar de todo el dolor. Están completamente cegadas.

    Por cierto, hay parejas más extremas que en las que el cornudo sufre castraciones o cirugías de reasignación de sexo, aunque ellos no quieran. También en las que la hotwife se embaraza de sus amantes y obliga al esposo a criar a la prole.

    Mi relación abierta tiene límites; mi pareja no me obliga a nada que yo no quiera, y me parece que ese es un enfoque esencial para tener una vida ‘cuckold’ saludable: que tu pareja te respete y sientas que te ama. Quizás nuestra relación no sea realmente cuckold, en realidad no sé. Pero pienso que los límites son necesarios.

    Y para finalizar, quisiera decir que el origen de ese deseo de compartir a tu pareja no es exclusivo de los hombres. Hay un término llamado ‘Cuckquean’ que significa exactamente lo opuesto a ‘Cuckold’, esto es, una mujer que se excita con la idea de compartir a su esposo con otras mujeres y someterse a ellos y sus amantes. Pareciera que el Cuckold es predominante, pero según lo que he visto por internet y el número de búsquedas relacionadas con el Cuckquean, pensaría que están por igual. Lo que pasa es que cuando una mujer accede o desea voluntariamente hacer un trío con su novio o esposo, se considera normal, pero cuando ocurra al contrario, es patológico, no?

    Y en cuanto al origen de ese deseo por compartir a tu pareja, pienso que hay muchísimas causas, desde lo genético, hasta experiencias aprendidas como ver que tu madre le es infiel a tu padre (o al contrario), o también es consecuencia de la adicción a la pornografía que te convierte en un vouyerista por excelencia.

    Me gusta

    • Planteas casos muy extremos y difíciles. Tal y como lo explicas, no parecen relaciones sanas, pero habría que conocerlas más a fondo. En cualquier caso, estoy de acuerdo contigo en que toda relación ha de basarse en el sentido común. No comparto contigo el uso de la palabra patológico. En fin, ¡habría tanto por debatir! Muchas gracias por tu comentario y por compartir tu punto de vista y tu experiencia. Un saludo.

      Me gusta

  2. saludos desde chiapas,llevamos 6 años de casados mi esposa es una mujer muy caliente casi no bebemos alcohol pero con una solo copa es suficiente para hacer el amor de una manera muy deliciosa hemos visto paginas de intercambios de parejas lo cual ami me exita mucho solo de imajinar ver a mi mujer penetrada por otro hombre se lo he hecho saber lo cual en una ocacion ella acepto me dijo que en su trabajo conocio aun chico el cual le gusto y deceaba tener relaciones sexuales con el me dijo que le gustaba mucho y que lo haria una solo ves lo cual me volvio loco de placer y exitacion escuchar eso de ella por lo que accedi,posteriormente intercambiaron numeros y comensaron a mensajearse casi todo el tiempo enque me encontraba en el trabajo y cadabes disfrutabamos mas al hacer el amor y que me platicara de lo que su amigo le decia.cuando llego el momento ya tenia todo planeado seria un fin de semana en un hotel por la mañana y luego por la tarde al salir yo del trabajo ella me esperaria en el hotel para hacer el amor. escuchar eso me volvio loco
    pero despues de un momento le dije que no porque esa persona trabaja con ella y siempre se estarian viendo y que mejor preferiria que lo hiciera con un desconocido locual ella se molesto mucho porque realmente deceaba tener sexo con su amigo.
    No se si hice mal porque hasta el momento no he podido realizar mi fantacia de ver ami esposa con otro hombre en la cama el cual me exita mucho.
    quisiera recibir comentarios;

    Me gusta

    • Gracias, bebe, por compartir tu historia. Mi opinión es que un juego así ha de hacerse de manera que ambos miembros de la pareja estén a gusto. Si tú no lo veías claro, me parece correcto que lo plantearas. Porque lo primero, creo yo, es la complicidad y confianza en la pareja. Podréis encontrar a algún otro corneador que os guste a los dos y así todos os sintáis cómodos. Saludos!

      Me gusta

    • En mi opinión, me imagino que tal acto se llevo a cavo a escondidas.
      Una salidita temprano del trabajo o en algun rincon solitario.
      En fin el morbo de un “rapidin” hace no pensar solo acuar por impulso.

      Me gusta

  3. Hola a todos. Hace 5 años estoy casado y hace 3 mas o menos que mi pareja se acuesta con otros hombres. Por supuesto yo lo consiento y lo estimulo. Muchas veces he estado presente y otras ella ha salido sola y me ha contado sus aventuras. Me encanta ser cornudo, que ella sea mi pornostar y me grabe videos con sus amantes. Mis fantasías giran siempre en torno a ella y a sus amantes, no me interesan otras mujeres y cada día estoy más enamorado. A alguno ya le hice sexo oral por pedido de mi esposa. Lo que más disfruto es lamer el semen que le dejan en su cuerpo cuando eyaculan. Cuanto más penetran su vagina y su ano más me enamoro de ella. A las parejas les digo anímense a hacerlo no se arrepentirán.

    Le gusta a 1 persona

  4. hola soy de caracas venezuela he tenido 2 experiencias como corneador con 2 mujeres casadas con el consentimiento del esposo la pareja que me inicio no sabia que practicaban esto de hecho no sabia que existian parejas asi pero me parecia extraño cuando teniamos sexo ella y yo siempre queria tomar muchas fotos y video de los acontecimientos, luego me entere que era para enseñárselas a su esposo fui su amante por casi 1 año y cuando teniamos como 8 meses fue que ella me conto fue muy placentera esa relacion, un cordial saludo..

    Le gusta a 1 persona

  5. Yo soy un cornudo de hace décadas, muy felizmente casado, y diría que todos los aspectos mencionados son reales: te gusta verla gozar o saber que la hacen gozar, te gusta la humillación, te gusta que sea tu porn-star íntima.
    Otros agregan la canalización de instintos homosexuales del marido: no tengo problemas con aceptar esa posibilidad, pero el objeto real de la pasión del cornudo es de veras la mujer, no el hombre que la mujer se consigue.
    Yo me casé con una mujer mucho más atractiva para los hombres de lo que soy yo para las mujeres, de un tipo muy sensual, pero apegada a normas convencionales que la llevaron virgen al matrimonio o al primer noviazgo adulto y serio, que fue conmigo.
    Por lo tanto, era casi un acto de barbarie mantenerla en monogamia de por vida. Veíamos porno juntos, fantaseabamos mucho, usamos juguetes, la presencia virtual de otros siempre fue estimulante, al fin la alenté a tener una aventura y luego vinieron muchas más.
    Su crecimiento sexual fue enorme, es mucho mejor en la cama después de varios amantes, y nuestra relación sexual de décadas se mantiene activa pero porque gira siempre en torno a la actividad cornudística, al entusiasmo que le provoca el amante de turno.
    La humillación es encantadora y educativa, uno se saca el molde de macho dominante que por educación intentaba llevar, se sabe el comentario de los que siempre se enteran, se ríe de si mismo, se siente en fin totalmente liberado. Ella también es libre, amada y respetada en su hogar y libre seductora fuera de él, donde ha protagonizado torbellinos de lujuria.

    Le gusta a 1 persona

  6. Nosotros llevamos una vida apasionada y muy sexual. Los dos tenemos fantasias sexuales de practicar sexo con otras personas ( ella más ). Soy cornudo consentido y me gusta , mi mujer es lo que llaman una hotwife y vaya si lo pone en práctica…me gusta mirar y verla disfrutar. Le gusta coquetear cuando según ella huele a un macho. Siempre le han atraído los negros y a mi verla con uno…me sorprende que solo con ver un pene grande se moje. Me gusta ir con ella a comprar ropa interior que usará con sus amantes…le ayudo a buscar…se ríe diciendo parecemos amigas eligiendo braguitas que ponernos…En sus encuentros sexuales ella me propuso que yo le hiciera una felación al negro hasta que empalmara…que eso le exitaba…yo se lo hice sin pensarlo dos veces pues la idea me gustaba. El negro le dijo a mi mujer …que bién la chupa tu marido…mi mujer se reía…Lo que no sabe mi mujer es que varios dias despues estuve yo a solas con el negro…me penetró …y pude comprobar porqué mi mujer disfrutaba tanto con él. La cuestión es que no sé si decirselo….como lo hago ?.

    Me gusta

    • Gracias por tu comentario, Paco. Por lo que explicas, tu mujer y tú tenéis mucha complicidad en aspectos sexuales y jugáis con el morbo. ¿Por qué dudas en si decírselo o no? Parece que tenéis sinceridad mutua en estos temas, ¿no?. Saludos!

      Me gusta

      • No tuve que decirle nada….surgió de ella..me dijo que me había comprado un regalo y vi con asombro un arnés , después de tontear un poco y calentarnos , se lo puso …y antes de penetrarme me dijo ¿ te imaginas que fuera la de Omar ?…y ahí fué cuando me decidí a contarselo…pero dando muchos rodeos y dudando, no sé si por la calentura del momento se lo dije y me contestó con un ¿ siiiiii….?…¿ Te gustó ?…le dije que lo hemos hecho varias veces…….me preguntó si era mi primera vez.,yo le dije que no…me dijo… queria desvirgarte y resula que ya te dieron por detrás…en resumen… que hacemos trios con Omar…yo disfruto siendo cornudo y ella viendome con el negro….éstas navidades promete…

        Le gusta a 1 persona

  7. Interesante post Lola!!
    La verdad es que, como fantasía es de las más recurrentes, y no solo los hombres la tienen.A mi, por ejemplo, me encanta la idea de ver a mi pareja haciendo disfrutar a otra y no me considero cornuda puesto que yo formaría parte de la acción (aún siendo simple observadora) ;-). Lo de hacerlo realidad es ya otra cosa (aunque doy fe de que se hace más de lo que se dice…como casi todo en sexo jiji).
    Gracias por tu aportación!!!

    Me gusta

    • Gracias por tu comentario Nena Mala!
      Yo tampoco hablaría de cornudos porque el “cornudo” lo es cuando hay engaño y en estos casos no lo hay. Lo que sí hay es complicidad en la pareja y eso generalmente lo que hace es unir.
      Y en el sexo, como en todo, hay quien habla mucho y hace poco. Y al revés 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s