La seducción también es cosa de hombres

hombre con toallaA nadie le sorprendería ver una escena erótica en la que aparezca una mujer desnuda intentando seducir a un hombre vestido. Sin embargo, el caso contrario es mucho menos habitual, y es una pena, ya que muchos hombres están perdiendo una gran oportunidad de encender la llama de la pasión de su compañera sexual.

A mí me resulta muy estimulante estar completamente desnudo delante de una mujer vestida y darle la oportunidad de disfrutar de la excitante visión de mi pene en todo su esplendor, mientras ella se acerca a mí para acabar fundiéndonos en un cálido y apasionado beso. En ese momento, ella tiene total libertad tanto para palpar la consistencia de mi erección, como para estrujar mis nalgas, sin que yo pueda acceder a ningún de sus rincones más íntimos, poniendo de manifiesto que ella lleva las riendas de la relación sexual.

Pensar que una mujer va a caer rendida a los pies de un hombre por verle en pelotas es un error, no sería fácil ni siquiera para aquellos que puedan exhibir un cuerpo moldeado en el gimnasio. Para despertar de manera inesperada la líbido de una mujer hay que actuar de una manera más sutil. En ese sentido, hay diversas situaciones cotidianas que nos brindan una buena oportunidad para demostrar que nosotros también sabemos seducir.

Recuerdo una mañana en que salí de la ducha, tras haberme hecho una depilación íntima, únicamente con una toalla anudada a la cintura y la dejé caer de manera accidental delante de mi chica, la cual ya se había vestido para ir trabajar y no tenía la menor intención de despeinarse. Resultado: ella llegó tarde la oficina, pero con una sonrisa de oreja a oreja.

En otra ocasión, yo estaba tendiendo la ropa, incluyendo las braguitas, tanguitas y sujetadores de mi chica. Para un chico como yo al que le apasiona la lencería, tener una poderosa erección era inevitable y resulta que yo estaba vestido tan solo con un ceñido bóxer de color negro. Cuando acabé de tender la ropa, yo me paseaba despreocupadamente por el piso exhibiendo mi masculinidad, mientras mi chica se hacía la tonta en el sofá. Resultado: al poco tiempo mi bóxer estaba en el suelo.

Así que chicos, no seáis perezosos y demostrad cuanto valéis.

Escrito por @ilovelingerie_ 

3 thoughts on “La seducción también es cosa de hombres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s