Una mañana cualquiera

Un relato de @ilovelingerie_ 

ejecutivaAllí está ella, sentada en su despacho delante del ordenador redactando un aburrido informe sobre las ventas mensuales de la compañía. Aquí estoy yo, a unos 10 metros de distancia, tratando de aparentar que estoy concentrado en el trabajo, cuando en realidad no puedo dejar de mirarla. Cada gesto, cada palabra, cada paso que Inés da… me maravillan cada uno de sus movimientos.

Inés ha cumplido recientemente los 40 años y se encuentra en su mejor momento vital. Irradia sensualidad y confianza en sí misma. La conozco desde hace casi una década y su transformación ha sido espectacular, ha pasado de ser una ama de casa simpática y guapetona, a una mujer sexy, muy sexy. No le ha hecho falta pasar por el bisturí, simplemente ha aprendido a sacarse mucho mejor partido a sí misma. Una media melena juvenil, unos labios pintados de rojo pasión que contrastan con la bella palidez de su piel y prendas ceñidas que resaltan la feminidad de sus curvas. Me fascina.

Hace años que admiro y observo con detenimiento a Inés y conozco al detalle sus gustos en ropa íntima. Para un fetichista de corazón como yo, es todo un lujo. Nunca podré agradecerle lo suficiente que venga a la oficina con pantalones de cintura de baja o leggings. Sus descuidos involuntarios son perfectamente aprovechados por mí y puedo afirmar sin temor a equivocarme que la prenda con la que se siente más cómoda es la braguita brasileña de tonalidades suaves y discretas, nunca he intuido que llevase tanguita o braguita tipo culotte y tampoco es fan de los encajes. En ocasiones lleva los hombros descubiertos y muestra las tiras de su sujetador, por lo que sé que su ropa interior suele estar desconjuntada. Me encanta.

Me acercaré a Inés, le preguntaré alguna tontería sobre el trabajo y así podré estar unos minutos más cerca de la mujer que ocupa mis pensamientos más libidinosos. Me sonreirá, como hace siempre, y yo me pondré nervioso, como hago siempre. Perderé el control de mi miembro y este se extenderá en todo su esplendor, mi erección será poderosa, muy poderosa. Es mi pequeño homenaje diario, nada más y nada menos. A veces me pregunto si Inés es consciente del efecto que tiene en mí. Sí para ella es un juego y disfruta sabiendo que mi masculinidad es un juguete en sus manos, o simplemente soy un compañero de trabajo más en el que nunca ha tenido el más mínimo interés. La deseo.

Aquella mañana Inés lucía en todo su esplendor. Su blusa ligeramente escotada, insinuaba unos senos de un tamaño medio, redonditos y firmes. La finura de la tela, hacía que sus pezones se marcasen con claridad. Esta vez sí, Inés se dio cuenta y me lanzó una sonrisa pícara a la cual respondí agachando la cabeza. Ella no parecía incómoda ni mucho menos, sino más bien todo lo contrario. De pronto, sonó el teléfono e Inés atendió la llamada, era su marido, así que pensé que lo mejor que podía hacer era volver a mi puesto de trabajo y proporcionarle la intimidad necesaria para hablar con el hombre más afortunado del mundo.

Cuando estoy a medio camino, recibo un misterioso sms, es de Inés…

¿Quiéres saber cómo continúa? Lee la segunda parte: Una mañana cualquiera (II)

11 comentarios en “Una mañana cualquiera

  1. Tu última entrada me ha traído de nuevo a esta, (creo que la primera en la que dejé comentarios) y lo del relato “interactivo” mola mucho, te animo a que nos prepares otro… 😉
    (yo ahora voy a disfrutar releyendo las tres partes…)

    Me gusta

  2. Bueno… Ya he votado… (soy Gotzon, nuevo por aquí, saludos) he obviado la última pregunta porque le podría quitar realismo al relato, aunque supongo que tendréis preparada alguna buena salida… venga no doy mas pistas sobre mi voto… Aguuur

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s