“Cuando trabajas con tu cuerpo lo más complejo es lo que haces con tu mente”

Amarna Miller

Amarna, en una foto de su cuenta de instagram

Amarna Miller, es sin duda una de las estrellas del porno español en la actualidad. Actriz y directora, empresaria y licenciada en Bellas Artes, esta madrileña, de 24 años, ganó el premio Ninfa a la mejor actriz del año en la pasada edición de estos galardones. Tiene un blog donde nos cuenta sus experiencias, sus viajes, sus escenas, sus proyectos… .

Tengo el placer de conocer a Amarna y he podido preguntarle sobre sus experiencias y su visión del mundo del entretenimiento para adultos.

La industria del porno se ha visto afectada por Internet en gran medida. Hay muchos videos, de  mejor o peor calidad, gratuitos y parece que a los usuarios nos cuesta pagar por contenido en la web. ¿Hacia dónde crees que ha de dirigirse el mundo del porno para adaptarse a este contexto?

De hecho la industria pornográfica ha sabido adaptar la piratería como modelo de negocio mucho mejor que el cine convencional. Es cierto que el nivel de las producciones ha decaído desde la distribución de escenas a través de internet, y ya no hay tanto dinero dentro del negocio como para gastarse las millonadas que antes se empleaban en hacer películas. Pero los tubes (las páginas de difusión de contenido gratuito donde la mayoría de público consume porno sin pagar) pertenecen en su mayoría, a las propias compañías porno ¡Sorpresa!

La industria pornográfica está monopolizada por MindGeek, la empresa estadounidense propietaria de la mayoría de webs X y los tubes. Es decir, piratean sus propias películas, ofreciéndolas gratuítamente en baja calidad para dirigir tráfico a sus respectivas webs, donde la gente interesada finalmente acaba pagando.

¿Problemas? En este modelo no hay apenas espacio para productoras independientes, o personas particulares que hayas decidido crear su propio contenido. Si eres una empresa pequeña, apenas puedes rentabilizar tu trabajo.

El futuro del porno lo veo en la realidad virtual, especialmente en el dispositivo Oculus Rift y productoras como Virtual Real Porn, que están siendo pioneros en desarrollar videos que se puedan disfrutarse en tres dimensiones.

En tus artículos hablas de un porno ético, ¿a qué te refieres?

Para mi la pornografía ética es aquella en la que se respetan y valoran los derechos de los actores y actrices. Se les paga una cantidad de dinero justa, tienen un papel activo en la elección de sus compañeros de rodaje, las prácticas que se realizan y los límites de las mismas. El ambiente de trabajo es sano, seguro y cómodo y se toma en serio la seguridad de los participantes mediante el uso del condón o pruebas de ETS en regla.

Eso me hace deducir que hay poca ética en este sector. ¿Es así?

Es una afirmación demasiado compleja. El principal problema es que no existe ningún tipo de regulación, y las normas que seguimos dentro de la industria (hacernos las pruebas de ETS cada mes, modelos de contrato, remuneraciones por escena, métodos de grabación…) se han impuesto a costa del modelo de ensayo y error. Y muchas veces, cosas que funcionaban hace 10 o 15 años y que ahora están obsoletas, no se han actualizado.

¿Cómo se resolvería este problema? Creando grupos de apoyo, reuniéndonos, luchando por legalizar nuestra situación y haciendo huelga hasta que las compañías cedan en algunas de las condiciones abusivas que nos imponen a los performers. Pero somos pocos, muy mal organizados y situados geográficamente muy lejos los unos de los otros. Es complicado, pero personalmente pienso seguir luchando para que nuestras condiciones mejoren, criticando las situaciones con las que no estoy de acuerdo y visibilizando los problemas.

¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión de actriz? 

Hay varias cosas que me encantan: la primera es poder cumplir fantasías sexuales que en mi vida privada serían complicadas de llevar a cabo, la segunda es la libertad de horarios y la flexibilidad, soy yo misma la que me organizo mis rodajes y decido cómo y cuando quiero trabajar. Pero sobre todo, lo que más me gusta son ¡Los viajes! El porno me permite viajar a todo el mundo, casi siempre con los gastos pagados, viviendo aventuras, conociendo gente nueva y descubriendo sitios diferentes cada día.

¿Y lo que menos?

Lo que menos me gusta es tener que pelearme constantemente contra los estereotipos sociales y los prejuicios. Que si eres actriz porno no puedes ser feminista, que cómo puede tu novio aguantar tu trabajo, que si no tengo ninguna ETS, que si pienso en qué me dirán mis hijos cuando tenga cuarenta años. La gente se vuelve pesadísima con algunos temas, juzgándote y criticándote sin tener ni la más mínima idea de lo que están hablando.

¿Hay alguna escena que te haya costado más grabar?

Si, siempre hay escenas que se hacen más pesadas que otras. A veces el equipo de producción no tiene claro qué es lo que quiere, el rodaje está mal organizado o simplemente llevas tanto tiempo esperando en la localización a que tu escena empiece (Mi máximo han sido 15 horas de espera) que te quedas sin energía antes de tiempo.

¿Una actriz porno puede ver afectada su propia sexualidad? Al fin y al cabo es una profesional que  está exponiendo esa parte de su vida. 

Totalmente, y por eso hago tanto hincapié en que quien se dedique al trabajo sexual tiene que hacerlo por gusto. El dinero es un extra totalmente maravilloso, pero si acabas trabajando únicamente para pagar tus deudas, es fácil poner en peligro tu sexualidad. En el fondo todo depende de tu nivel de gestión emocional.

Me hace gracia que en la mayoría de entrevistas me pregunten por temas físicos (¿Cuál ha sido la escena más dura que has hecho? ¿Y las más divertida? ¿Quién es tu actriz favorita…?) y muy poco por las cuestiones emocionales. Al final, cuando trabajas con tu imagen y tu sexo, lo más complejo no es lo que hagas con tu cuerpo ¡Sino lo que haces con tu mente!

Aprender a manejar las situaciones complejas, gestionar tus emociones y entender las situaciones de forma positiva son puntos clave para poder dedicarte a esto de forma sana y sin dejar cadáveres por el camino.

Personalmente siempre he sido una persona con la líbido muy alta, así que sigo teniendo apetito sexual en mi vida privada. Pero hay cosas que en efecto han cambiado: por ejemplo ahora valoro muchísimo más el encontrar una conexión emocional con la persona con la que estoy teniendo sexo. De hecho, en estos momentos no concibo acostarme en mi vida personal con nadie que no me haya seducido antes con la mente. Mi cuota de sexo casual está más que cubierta gracias a mi trabajo.

Juan Más-Baga http://www.juanmasbaga.com/en/series

Foto por Juan Más-Baga http://www.juanmasbaga.com/en/series

La mayoría de los espectadores simplemente conocemos el cine para adultos de las escenas o películas que vemos. ¿Qué piensas que es lo más sorprendente para quienes no conocemos desde dentro este mundillo?

Hay tantas cosas… en mi blog y mis artículos siempre intento exponer la “cara B” de la industria, las entrañas de un trabajo sobre el que lamentablemente pesan muchos estereotipos, clichés y tabús. Lo que más le suele sorprender a la gente es cuando afirmo que me siento más tranquila acostándome con un actor sin condón y sus pruebas de ETS en regla, que con alguien que he conocido ese mismo día usando preservativo. ¿Sabes que hace más de diez años que no se produce un contagio de VIH en un set de rodaje? Muchos de los miedos que tiene la gente carecen de fundamento.

Se destaca mucho que eres una actriz con una licenciatura, inteligente, culta y con la cabeza bien amueblada. Según el estereotipo que existe sobre esta profesión se te consideraría una rara avis. Te voy a poner en un compromiso, ¿esto es así? ¿O hay también mucho estereotipo?

Me cansan un poco los artículos que me tildan como “una actriz porno culta”, “una actriz porno que lee” y cosas por el estilo. Se que está planteado como un piropo, pero sin quererlo están devaluando y menospreciando el trabajo de las otras chicas, ¿Qué pasa, que es extraño que a una actriz tenga la cabeza bien amueblada? Esto me recuerda a las personas que dicen “Yo no tengo ningún problema con los homosexuales, pero yo no soy gay”. Y si no tienes problemas ¿Porqué intentas desmarcarte? Al fin y al cabo es un problema en el que todos caemos de vez en cuando (yo la primera) pero creo que hay que empezar a presentar a las personas como seres humanos, no como etiquetas.

El problema es que vista desde fuera, la industria parece tan sórdida que parece que la gente con estudios tiene miedo de adentrarse ¡Yo misma viví esa situación cuando me decidí meter al porno! Te ofrecen escenas en las que encarnas a una niñera que se folla al fontanero y piensas ¿Para que voy a hacer esto, si puedo estar haciendo fotitos, que fue lo que estudié? Lo que hay que entender es que también hay otras opciones, otras productoras y otras maneras de entender la industria. Necesitamos gente innovadora y que tenga ganas de cambiar la situación y luchar contra los estereotipos.

Y después de este ladrillo, te contesto: Si, me considero una rara avis. Pero no dentro de la industria pornográfica (que también) sino del mundo en general. He llevado una vida muy extraña, he tenido una infancia rara, he viajado mucho y he estado en situaciones curiosas. Y eso me ha convertido en una amalgama de cosas que en un principio no tiene sentido que te encuentres juntas. Un amigo me definió como “La persona más excéntrica que había pasado por su casa”. He ahí la respuesta.

Aunque ya has ido avanzando cosas, te pregunto directamente sobre ello. ¿Te has encontrado prejuicios por dedicarte al cine para adultos? 

Si, muchísimos. La gente tiene una imagen creada en su cabeza de lo que significa pertenecer a esta industria, normalmente basada en clichés y afirmaciones sin argumento. Especialmente odio cuando la gente intenta psicoanalizarme y buscar los motivos ocultos por los cuales pertenezco a la industria ¡Porque claro, una chica con estudios y cultura que está en el porno tiene que tener algo raro detrás! ¿Será adicta a las drogas? ¿La violaron de pequeña? ¿Habrá sufrido abusos? ¿Familia desestructurada? Supongo que nuestra educación judeo cristiana no permite asimilar que una mujer esté empoderada de su sexualidad y sea dueña de su propio cuerpo. Me gusta el sexo. Y estoy en el porno porque me encanta. ¡Y ya está! No veo a nadie cuestionando porqué los abogados, los panaderos o los pintores se dedican a su trabajo…

¿Te ha afectado en algún aspecto de tu vida?

Si, claro. Principalmente con mi familia, pero también con personas que me acaban de conocer y me acribillan a preguntas. Sin contar con los mensajes salidos de todo de fans que piensan que estás deseando opinar sobre sus genitales.

Eres muy activa en redes sociales con lo que pienso que recibirás muchos mensajes de tus seguidores, ¿cuál es el más raro que te han enviado?

Son tantos, que no te sabría decir cuál es el más bizarro. Tengo dos carpetas en el escritorio de mi ordenador, una se llama “Santa Paciencia” con comentarios y mensajes que son para pegarse con un canto en los dientes, y la otra se llama “Fotos de penes que me mandan”, totalmente explicada por si mismo.

¿Cuál es la pregunta que más te hacen?

La pregunta que más me hacen… ¿Qué opina mi familia de que esté en el porno? ¿Mis orgasmos son reales o fingidos? ¿Cómo lo lleva mi novio? ¿El tamaño importa?. En estos momentos tengo una sección en mi blog llamada “Preguntas frecuentes” en la que contesto con pelos y señales a todos estos clichés, así cuando alguien me pregunta simplemente envío el link y me ahorro tiempo y explicaciones.

Para finalizar, un par de preguntas quizás más personales, entre mis lectores hay un buen número de fetichistas de pies, ¿te gusta este fetiche? 

Si, ¡me encantan los pies! Empecé a desarrollar este fetiche hace más bien poco, tal vez algo más de un año. Pero el punto clave lo he alcanzado en estos últimos tres meses, mientras estaba en EEUU con la también actriz Silvia Rubí. Ella es super fetichista ¡Y tiene unos pies tan bonitos! Me pasaría el día chupándoselos.

¿Tienes algún otro fetiche en particular?

En cuanto a fetiches, tengo muchísimos. Y además van variando y evolucionando a lo largo del tiempo, asi que ¡no quiero ni imaginarme como de larga será la lista de aquí a unos años! Adoro a la gente pelirroja, las pecas, la ropa interior de algodón, los bañadores de licra, el látex, los fluidos, las cuerdas y el shibari, la electroestimulación, las chicas bailando hula-hoops (Lo prometo), las botas militares, los uniformes de colegiala, la gente con pelo largo, follar con la regla, el “breath play”, las modificaciones corporales, el dolor, los disfraces y un largo, larguísimo etcétera.

 

5 thoughts on ““Cuando trabajas con tu cuerpo lo más complejo es lo que haces con tu mente”

  1. ¿Pornografía ética? Esto ya es lo más friki que he podido leer. ¡Muere Savater! 2 milenios de ética aristotélica-judeo-cristiana desintegrados por esta “actriz”. Con estos conceptos, Amarna (que ni siquiera tiene el valor y ETICA para usar su verdadero nombre) supera a Nietzsche. Ojalá no termine como él o algo peor. Aristóteles decía que el Hombre sin ética es un animal bípedo cualquiera. El porno animaliza al hombre civilizado para darle un placer carnal temporal. Entonces, es normal que una “actriz porno” distorsione la ética occidental, una cosificación buscando nuestra animalización.

    Me gusta

  2. Les sorprende este mundo porque no lo conocen, porque lo ven desde fuera. Cuando ves como es, resulta de lo más normal… la verdad es que lo “raro” y lo “normal” está únicamente en nuestra mente.

    Muchísimas gracias a Amarna y a Arola por dar a conocer y normalizar a quienes se dedican o estamos relacionados con la industria del sexo. Las cosas no van a cambiar de golpe, pero poquito a poquito creo que vamos desmontando los prejuicios, estereotipos y creencias que se tienen.

    Le gusta a 1 persona

    • Raro y normal son dos palabras que deberíamos erradicar. O, al menos, no usarlas para descalificar. Poco a poco iremos, entre todos, rompiendo prejuicios y estereotipos. Gracias a ti por pasarte por este rinconcito y dejar tu opinión. Saludos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s