Por qué hablo de sexo

ilovesex

Una pregunta frecuente que me hacen es: ¿por qué abriste un blog de sexo? Yo acabo contestando más el cómo que el por qué. Porque uno remite al otro, el otro al uno y me parece más interesante hablar de formas que de motivos.

Abrí un blog de sexo, éste que estás leyendo para ser exactos, en julio de 2013. Quería aportar una visión positiva y normalizada de este tema. Positiva porque cuántas veces se nos vende el sexo como un problema, como un ten cuidado con esto, protégete de lo otro, vigila tu “virtud”. Normalizada porque, en general, nos sigue costando hablar de sexo.

El sexo crea vida, el sexo nos carga de energía positiva, el sexo es salud, el sexo nos da una buena imagen de nosotros mismos, el sexo mejora la comunicación y la complicidad con nuestra pareja o parejas, el sexo es felicidad. Aporta éstas y otras muchas cosas. Pero muchas veces, en lugar de ver el sexo como algo altamente positivo, se destaca lo negativo. Está muy bien que nos prevengan de los riesgos que tiene (enfermedades de trasmisión sexual, sin ir más lejos) pero la educación sexual no debería ser sólo eso.

La educación sexual debería ahondar también en la diversidad, en salir del coitocentrismo y del androcentrismo, en el respeto, en la aceptación, en la exploración. Todo con vistas a mejorar la calidad de vida porque el sexo nos aporta felicidad y, más importante aún, configura nuestra identidad. Una sexualidad capada no es sólo que no sume, es que resta.

Abrir la mente a conocer nos libera y nos hace desprendernos de nuestros corsés (y mira que me gusta esta prenda, pero en mi cuerpo, no en mi mente). Dijo Goethe, “con el conocimiento se acrecientan las dudas”. Dudas que nos ayuden a plantearnos las cosas, también en la sexualidad. Que nos animen a descubrirnos a nosotros mismos, a no quedarnos en aquello que es lo normativo, lo estándar. Resulta que descubres (o aceptas, porque muchas veces es algo que está ahí pero no nos hemos atrevido a explorarlo) que te excita usar ropa interior femenina, “hacerlo” con estatuas o que los ombligos y las narices son zonas supereróticas (no solo de culos, tetas y genitales vive el hombre y la mujer), pues… ¡disfrútalo! Y bienvenido al club de los que hemos dado un paso más hacia nuestro bienestar. Tener ese algo ahí y no permitir que salga puede ser peor porque, entonces sí, es cuando puede convertirse en una obsesión.

Huyo despavorida de la palabra patología en lo referente a lo sexual. Tampoco me gusta la palabra parafilia y como psicóloga me la encuentro a menudo. Aunque realmente parafilia no equivale a patología, la palabra hace referencia a lo que está al margen (para-) del amor (-filia). Siempre me ha parecido que seguir todos una misma línea es lo realmente insano. Abrazo con entusiasmo que lo mejor es disfrutar sin hacer daño a nadie, ni tan siguiera a uno mismo. A partir de ahí, adelante.

Me encanta hablar de sexo, me apasiona descubrir nuevas sexualidades, me siento muy agradecida cuando alguien me confía qué le excita y cómo. El sexo forma parte de nuestra esfera privada, claro está, no pretendo que estemos hablando de sexo todo el día (… ¿y por qué no?). Simplemente aceptarlo como una parte importante más de nuestra identidad y vivirlo cada uno como quiera sin prejuicios y sin autocensuras. Es decir, si lo tuyo es el misionero, genial, pero que no sea porque te has cortado de probar otra cosa que te apetecía.

Éste es el cómo que me motiva, así intento transmitirlo. Por todo esto abrí un blog, en ello sigo y seguiré. Mientras el cuerpo aguante y vosotros estéis ahí.

12 thoughts on “Por qué hablo de sexo

  1. Bueno me he sentido identificado con tus palabras, no es hablar por hablar, sino normalizar, dar a conocer una postura y hacer causa común con quienes sin voz no se atreven a vivir con sus gustos.
    Me dedico a escribir desde mi visión la experiencia de ser nudista, y su roce constante con la sociedad. Espero poder colaborar con el mundo.

    Le gusta a 2 personas

  2. Tienes razón, hay que abrir la mente. Como ya sabes, a mí me vuelven loco los ombligos, las tetas, los culos…. no me interesan tanto como los ombligos, me da igual que una chica tenga más o menos pecho, con que tenga ombligo, me vale. Sinceramente, no suelo ver mucho porno, porque todo lo centran en el culo y las tetas, no hacen la más miníma parada en el ombligo ni con el dedo, ni con la lengua, nada, como si no existiera, y eso hace que a los que nos gustan los ombligos, nos sintamos como desplazados, como que somos bichos raros. No creo que sea tan tan extraño que haya gente a la que le gusten los ombligos, hoy en día sobre todo las chicas se pasan el día enseñándolo y claro, los ojos tienen que ir a parar ahí jajaja. Parece que te estoy echando a tí la bronca jaja y nada más lejos de la realidad, tu eres la única que aborda éste tema, y también eres la única persona con la que lo comento. Un saludo, y sigue escribiendo éstos artículos, siempre es un placer leerte.

    Le gusta a 1 persona

    • Ya sé que no me echas la bronca. Si yo he escrito uno de los pocos artículos de fetichismo de ombligos en castellano! jeje No te preocupes, entiendo que te desahogues porque en muchas cosas somos muy monotemáticos. Con lo bonita que es la diversidad. Gracias por leerme y por comentar. Un beso, tuyo en mi ombligo 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s