‘La Flor de Florita’ y otras novelas eróticas de principios del siglo XX

Literatura erótica principios siglo XX

Ningún lector de La Novela Picaresca debe dejar de leer La Novela Exquisita la más erótica y sugestiva. Todos los sábados, un tomo con una novela completa.
Precio: 60 céntimos;

Así se anunciaba, en la contraportada de los libros, una colección de novelas eróticas en los años 20 del pasado siglo. Este género, tan en boga actualmente, ya tuvo una amplia presencia en aquella época en España y si bien ahora se dirige mayoritariamente a un público femenino, en aquella época eran los hombres – heterosexuales – los principales destinatarios (ni la sexualidad de la mujer ni la homosexualidad se expresaba libremente en aquellos años).

Sigue leyendo

¿Por qué nos excitan los zapatos de tacón?

Si preguntamos sobre un objeto que resulte erótico, habrá quién nombre los globos o los pepinos. Pero lo más habitual será que pensemos en lencería, medias y, muchos, en zapatos de tacón. Me quedo con estos últimos. ¿Por qué nos excitan los zapatos de tacón? ¿Por qué les otorgamos el calificativo de sexis?

Arola Poch (foto: Xabi Berné)

Con zapatos de tacón.

Sigue leyendo

Porno de la A a la Z: el alfabeto de Joseph Apoux

La A en el alfabeto pornográfico de Joseph Apoux

París. Año 1880. Estamos en plena Belle Époque, unos años de apertura en el arte, la ciencia y el sexo (1). También refleja un estado de ánimo alegre, divertido, juguetón. Es en este contexto tan propicio en el que Joseph Apoux crea un alfabeto pornográfico. De la A a la Z, todas las letras formadas por parejas, tríos y hasta cuartetos en posturas explícitas realizando penetraciones imposibles, sexo oral, voyeurismo… No hay ninguna letra en la que no se vean genitales (2). Para ahondar en la provocación, los protagonistas del alfabeto son monjas, curas, militares, caballeros y señoritas de la época. Es evidente el espíritu socarrón de las 26 letras.

Sigue leyendo

La broma literaria que se convirtió en un best seller erótico

¿Una novela malísima pero con muchas escenas de sexo podría convertirse en un best seller?

En la década de los 60 del pasado siglo, el periodista norteamericano Mike McGrady estaba convencido de ello. Ante la baja calidad de la literatura de la época, consideraba que el lector tenía un criterio escaso y que se podría vender un libro sin argumento, sin profundidad en la historia o en los personajes pero que contuviera altas dosis de sexo. Decidió, entonces, comprobar su teoría.

Sigue leyendo