Resultados estudio Fetichismo

Resultados estudio fetichismo

Pulsa sobre la imagen para agrandarla

 

Pies, zapatos de tacón, medias y lencería son los fetiches más habituales

– 3 de cada 10 fetichistas manifiestan haber tenido algún problema por el hecho de serlo.

– El fetichismo es mayoritariamente una opción más (no la única) en la erótica de las personas.

– Un 27,4% de los fetichistas encuestados que tiene pareja no le ha hablado de sus gustos a su pareja.


 

Llamamos fetichismo a la atracción sexual hacia objetos. También incluimos la atracción hacia partes del cuerpo no genitales o primarias en lo erótico.

No es ninguna novedad que las prácticas eróticas alternativas están llenas de estereotipos. Para empezar, el fetichismo está definido en el DRAE como desviación sexual y, para ahondar más, una desviación es un hábito o tendencia anormal en el comportamiento de alguien. Con estas ideas de partida y por desconocimiento, se genera información errónea y estigmatizada. Precisamente para conocer, hicimos un estudio sobre la vivencia del fetichismo.

¿Cuáles son los fetichismos más habituales?

De las 1.156 personas que respondieron al cuestionario (un 89,5% hombres), un numeroso grupo nombraron los pies (75,1%), seguido por zapatos o botas de tacón alto (30,4%), medias (22,6%), lencería (21%), ropa interior (18,2%) y en menor proporción, calzado en general, tatuajes, cosquillas, cuero, látex, cabello, ombligo y otros.

Se nombraron 100 fetiches diferentes que se pueden clasificar en:

  • Partes del cuerpo: pies, cabello, ombligo, manos y otros.
  • Características corporales: tatuajes, yeso (partes del cuerpo enyesadas), olor corporal, mujeres altas o gigantes, depilación, discapacidad física y otros.
  • Vestidos y complementos: zapatos o botas de tacón alto, medias, lencería, ropa interior, calzado en general, cuero, látex y otros.
  • Objetos: globos, cuerdas y juguetes eróticos.
  • Prácticas: cosquillas, spanking (azotes) y otros.

Predominan las tres primeras categorías, las más vinculadas a las personas.

Hay un porcentaje pequeño (4,6%) que, erróneamente, nombra prácticas eróticas como fetiche.

¿Cuándo se desarrollan los fetichismos?

Un 50% de los encuestados consideran que tienen su fetichismo “desde siempre” y un 28,5%, “desde un hecho concreto de su niñez/juventud”. Un 19,7% considera que se ha desarrollado en la edad adulta.

¿El fetichismo provoca excitación genital? ¿Se practica sexo convencional?

La respuesta es sí a ambas cuestiones.

En un 83,6% de los casos, las personas encuestadas manifiestan sentir excitación genital (erección o lubricación) cuando interactuan con su fetiche.

Por otro lado, es frecuente que en el imaginario social nos imaginemos a los fetichistas como personas “obsesionadas” con su fetiche y que solo tienen interés por él. Para explorar sobre el tipo de encuentros sexuales, se estableció un continuo entre que el fetichismo sea la única actividad sexual hasta que el fetichismo sea un complemento, siempre unido al coito. La mayoría se situó en la media (32, 8%). Sumando las respuestas en el extremo de fetichismo unido a coito obtenemos un porcentaje claramente superior: 45,2%. Las respuestas en el extremo de fetichismo como única actividad suman un 21,9%.

Los datos confirman que el fetichismo es mayoritariamente una opción más (no la única) en la erótica de las personas.

¿Las personas fetichistas practican otro tipo de eróticas consideradas alternativas?

El fetichismo es un tipo de parafilia, que es un concepto más amplio que incluye todo tipo de prácticas eróticas no vinculadas a la penetración. En un porcentaje elevado (71,3% de los encuestados) sí se vincula el fetichismo a otras eróticas alternativas. Lo más nombrado hace referencia a prácticas BDSM (sumisión, dominación, ataduras, azotes, humillación, etc.)

El catálogo de prácticas alternativas llega a 35 eróticas diferentes. Aunque se constata alguna confusión sobre qué son las parafilias. Por ejemplo, se nombra fantasear con ver a la mujer con otro, el intercambio de parejas, las mujeres transexuales o la masturbación conjunta, que no se considerarían prácticas alternativas.

¿Los fetichistas han tenido algún problema por el hecho de serlo?

Un 66,3% responde que no. El restante 33,7% que sí manifiesta haber tenido algún problema, considera que los más habituales son haber sido criticado por “raro” (43%), dificultades en que la pareja acepte el fetichismo (36,7%), problemas en la autoaceptación (25,7%) y burlas por parte de otros (18,4%).

En general, los problemas nombrados van en la línea de:

  • Aceptarlo uno mismo (“no me gusta serlo”, “me da pena”).
  • Poderlo hablar abiertamente (“Pánico decir que lo tengo”).
  • Encontrar personas con quién compartirlo.
  • No poder hacerlo realidad.
  • De forma muy minoritaria, dificultades en las relaciones convencionales.

Resulta interesante que un 19,1% ha deseado alguna vez no ser fetichista.

¿Cómo se vive con la pareja el fetichismo? ¿Se comparte? ¿Se incorpora a los juegos eróticos?

Un 72,6% de los encuestados dicen tener pareja y ésta conoce su fetichismo. Un 54,2% practica su fetichismo con su pareja.

Es destacable que un 27,4% de los fetichistas encuestados con pareja no le han comentado a ésta sus gustos.

Algunos testimonios:

Me fijo antes en los pies de una mujer ( si los lleva al descubierto ) que en la cara.

He ido a otras ciudades donde nadie me conoce para poder estar con mis fetichismos más cómodamente. Muchas veces hubiera deseado nacer en otra familia o librarme del entorno social al cual pertenezco para ser “yo mismo”

Me resulta muy ofensivo que cuando las mujeres se enteran de dicho fetiche piensen que por ver sus pies automáticamente me excito.

Guardo las bragas de mi primera novia como si fueran un tesoro, verlas me recuerda todos los momentos sexuales que tuve con ella, me recuerda cómo era su coño, sus caderas…

Mi alivio fue hace unos años, cuando me dí cuenta, gracias a internet, que yo no era el único con este raro fetichismo, sino que hay muchísima gente a la que le pone las mismas cosas que aquí he contado (y que nunca había contado jamás a nadie). Gracias a ello, ya no lo considero tan raro, afortunadamente. Hay cientos o miles de vídeo con ejemplos de todo esto, que lógicamente veo a menudo…