La broma literaria que se convirtió en un best seller erótico

¿Una novela malísima pero con muchas escenas de sexo podría convertirse en un best seller?

En la década de los 60 del pasado siglo, el periodista norteamericano Mike McGrady estaba convencido de ello. Ante la baja calidad de la literatura de la época, consideraba que el lector tenía un criterio escaso y que se podría vender un libro sin argumento, sin profundidad en la historia o en los personajes pero que contuviera altas dosis de sexo. Decidió, entonces, comprobar su teoría.

Sigue leyendo