Sexo, pezones y redes sociales

Lo que me faltaba por ver. Pechos femeninos sin pezones, totalmente lisos. Artificiales y horrorosos. No son pechos reales, son fotografías de catálogos de lencería en las que los pezones de las modelos (cuándo éstos se ven a través de la prenda por transparencias o encajes) son borrados con programas de retoque fotográfico. El motivo de esta mutilación digital, parece ser, es adecuarse a ciertas redes sociales que no permiten publicar imágenes donde se vean pezones femeninos, bajo riesgo de que la foto sea borrada. Y, claro, las marcas no pueden arriesgarse a que sus campañas de marketing se vean frustradas por ese detalle anatómico.

imagen-catalogo-womens-secret

Imagen del catálogo de Women’secret

Sigue leyendo

Mujeres desnudas, mujeres sujeto

mujer y puerta

Una de mis fotos.

¿Cuando una mujer se desnuda se convierte automáticamente en un objeto?

Me encantaría que esta pregunta se me hubiera ocurrido a mi, pero lo cierto es que la escuché hace poco en una charla sobre sexo, pornografía y feminismo. Curiosa combinación, pensarán algunos. Otro día podemos tratar eso, hoy voy a hablar de desnudos. Y esta reflexión inicial me parece acertadísima.

La cosificación sexual, de eso estoy hablando, se produce cuando se separan los atributos físicos del resto de características de la personalidad del individuo para reducirlo a un instrumento para el placer. Típicamente ha sido la visión del hombre hacia la mujer. Una visión demasiado reduccionista y ofensiva, no solo para la mujer por motivos obvios, sino también para el hombre al cual deja en un trozo de carne a merced de un impulso básico, tan básico que no tiene otro criterio que un cuerpo desnudo.

Sigue leyendo

Que no, que un desnudo no es ofensivo

julesjosephlefebvre

“Maria Magdalena en la cueva” de Jules Joseph Lebvre (1876)

Hace relativamente poco una frase tituló algunas noticias: “el torso desnudo no tiene por qué ser una cosa ofensiva”. ¿De verdad es necesario especificar esto en pleno siglo XXI? ¿De verdad alguien se molesta por ello? ¿De verdad es tan destacable? Estas palabras fueron dichas en un juicio por un presunto delito contra los sentimientos religiosos por la acusada, que se quitó la camiseta y se quedó en sujetador (ojo, ni tan siquiera con los pechos al descubierto) en un centro católico.

Sigue leyendo

El día que me convertí en bandeja de sushi

bodysushi

Allí estaba yo, tumbada sobre la mesa, desnuda, con sushi sobre mi cuerpo, una treintena de comensales a mi alrededor. Y feliz.

El Nyotaimori, traducido como “presentación en cuerpo de una mujer” y también conocido como bodysushi o sushi corporal, consiste en un acto gastronómico donde las especialidades japonesas sushi y sashimi se sirven sobre el cuerpo, habitualmente desnudo, de una mujer. Cuando el alimento se sirve sobre el cuerpo de un hombre se llama Nantaimori.

No puedo negar mi nerviosismo inicial al pensar en mi misma desnuda, muy quieta, con gente a mi alrededor. Era la primera vez que hacía de modelo de sushi. Me tumbé en la mesa y al cabo de poco rato todo se tornó plácido. Unas manos expertas colocaban el alimento sobre mi cuerpo. Cada nueva porción era un punto frío sobre mi piel que me producía un breve estremecimiento, sensación que alcanzó su punto más álgido cuando colocaron sendas piezas sobre mis pezones. Aunque me dijeron que los primeros trozos colocados sobre mi esternón latían al ritmo de mi, en ese momento, inquieto corazón, al poco me sentí absorta, reposada y moldeada por el sushi.

Sigue leyendo

La excitante desnudez de un solo género

cfnm

En un foro de internet, David comenta lo siguiente: “Desde hace dos años mas o menos, mi mujer, una amiga y yo, ponemos en practica una fantasía que nos encanta y que nos da mucho morbo. Quedamos para cenar en casa, yo hago de camarero y les sirvo la cena, pero desnudo. Se convierte en una cena larguiiiiiisima y a tope de excitados. No hay sexo, solo mucho, mucho morbo y cuando nuestra amiga se marcha, mi mujer y yo follamos como locos. Todo empezó como una apuesta, jugando y ahora nos encanta. Lo que no sabía es que esta fantasía la tenía mas gente y menos aun que tuviera un nombre (CFNM)”

Casi todo en lo sexual tiene adeptos y alguien ya le ha puesto nombre. En este caso, CFNM que son las siglas de la expresión inglesa Clothed Female Naked Male o lo que es lo mismo, mujer vestida hombre desnudo. Claro está, también existe el inverso: CMNF. Es una situación altamente excitante para mucha gente. Puede ser una única persona ante otra, o varias ante una, o una ante varias… todas las combinaciones posibles bajo la premisa de que solo un género se desnuda.

¿Qué excita de esta situación? Para Juan, aficionado al CFNM, “es una sensación muy excitante, una mezcla de exhibicionismo y (ligera) sumisión, al dejar todo tu cuerpo expuesto y a disposición de una mujer. En este sentido, algunos juegos pueden resultar muy excitantes, como por ejemplo que un hombre realice las tareas domésticas completamente desnudo para el deleite de su complacida pareja”. Además de que el desnudo puede ser ya de por si muy erótico, a esta práctica se le añade la excitación por el exhibicionismo/voyeurismo y, en algunos casos, otro aspecto quizás menos evidente pero muy importante para muchos de sus partidarios: la sumisión/dominación. La persona que está desnuda mientras los demás están vestidos, puede sentirse humillada y más vulnerable al ser tratada como un “animal” o una “cosa”, quitándole el derecho a llevar algo tan humano como la ropa. Por el otro lado, quien está vestido incrementa su percepción de poder sobre el otro. Así lo ve Ana, para la que “estar desnuda en presencia de un hombre vestido (u hombres) evoca sentimientos de vulnerabilidad y vergüenza. Las prendas de vestir, especialmente para los hombres, han sido siempre una proyección de su condición social. Cuando estoy sola con mi hombre, me quito la ropa como un acto de sumisión a él”. Este factor de humillación puede existir o no en los juegos de desnudez de un solo género.

Últimamente de moda, están las fiestas CFNM donde los hombres se desnudan mientras las mujeres permanecen vestidas en un intercambio de los papeles tradicionalmente asignados (es más habitual que haya strippers femeninas o bares con camareras en topless). A partir de esa premisa, que por si sola ya puede resultar morbosa, la fiesta puede contener diversas situaciones, como determinados juegos de rol, y puede derivar en sexo o no. En caso de que sí, se conoce como Extreme CFNM.

En definitiva, un juego erótico que, a cada uno por sus motivos y desde su punto de vista, puede resultar muy sugerente y excitante. Por mi parte, me decanto por las fiestas CFNM. ¿Os apetecería? Ya sabéis cual es la condición.