Desmontando el mito de la primera vez (y II)

Segunda parte del artículo sobre los mitos de la primera vez a cargo del blog amigo Sexos Opuestos. No te pierdas los primeros mitos desmontados.

virginidad2

La primera vez, ese momento que todos/as esperamos con ilusión pero también con miedo, temor y dudas. Antes de esa primera vez las chicas se preguntan si les dolerá o si sangrarán, y los chicos sufren por si no dan la talla.

Las inseguridades y los miedos juegan un papel fundamental y hacen que nuestra primera experiencia sea maravillosa (casi nunca lo es) o un desastre.

En cualquiera de los dos casos, tanto si la experiencia es positiva como si es negativa, seguro que hay una serie de ideas y mitos que se derrumban en el momento que pasamos por la prueba de fuego. En ese momento descubrimos que todas las leyendas que hay alrededor del sexo y sobre la primera vez no son como nos las cuentan, porque por desgracia el sexo continúa siendo, en pleno siglo XXI, un tabú.

La primera vez tardas en eyacular

Quizás por las películas más que por las leyendas urbanas, esa es una idea que muchos llevan en la cabeza antes de tener su primera relación sexual.

Siento ser yo quien os dé esta noticia, pero muchos hombres ni tan siquiera después de años practicando sexo aguantan más de un minuto sin eyacular.

Quitando el problema de la eyaculación precoz, que sería un tema aparte, habitualmente los hombres suelen correrse rápido. El “aguante” suele darse con la experiencia a base de voluntad.

En casi el 100% de los casos, se suele perder la virginidad en la adolescencia, así que la falta de experiencia y la juventud son dos ingredientes que aseguran un coito de estos que yo llamo “visto y no visto”. Tranquilos, es lo normal.

Pero aunque sea lo más habitual, esta rapidez puede generar mucha frustración, al menos en aquellos que desean satisfacer a sus parejas y cumplir con las expectativas (irreales) que se habían formado.

Lo de las películas no es verdad. Aguantar durante horas y horas “dale que te pego” es ciencia ficción. Lo de hacer un polvo detrás de otro, tres cuartos de lo mismo. Esta imagen es falsa, totalmente alejada de la realidad. Pero ¿Quien es el guapo que se atreve a desmentirla?. Difícilmente los hombres van a contar que no han podido dar el máximo placer a su pareja porque no han durado más de un minuto. Eso no se cuenta. Y claro, la falta de comunicación unida a las expectativas que genera Hollywood dan como resultado experiencias traumáticas.

Chicos, no os preocupéis. Si ponéis de vuestra parte iréis mejorando. Además, nadie dijo que a una mujer sólo se le pueda dar placer con el pene ¿no?

Orgasmo sí, orgasmo no

“La primera vez no sientes nada”. Otra afirmación que no siempre se cumple.

Aunque los chicos tiene la suerte de experimentar orgasmos sin mucho esfuerzo, nosotras nos lo tenemos que “currar” un poco más. Se trata de una simple cuestión anatómica, no fisiológica.

Nuestros órganos del placer no están tan expuestos y por tanto, la duración del coito y la habilidad de la persona que nos hace el amor, tendrán un papel decisivo a la hora de experimentar un orgasmo.

No voy a negar que es complicado que una chica se corra sólo con la penetración la primera vez que hace el amor. Pero tampoco podemos decir que eso no pase. Cada mujer es un mundo. Y como en el orgasmo tiene mucho que ver la mente, pues hay mujeres con más facilidad que otras para llegar al clímax.

Una buena estimulación genital, por ejemplo con sexo oral, antes de la penetración puede conseguir que, aunque el coito sea breve, llegues al orgasmo.

Conclusiones finales

La primera vez, sólo tiene de especial que es la primera. Así que aunque sea un desastre completo, te duela, lo hagas con la persona menos adecuada, no sientas nada… aunque pase todo esto, siempre, siempre debes tener presente que habrá muchas más veces y que casi todas serán mucho mejor que la primera.

¡Disfruta del sexo y del amor sin miedos!

Por Sexos Opuestos

Desmontando el mito de la primera vez (I)

Contamos con un artículo en dos partes sobre los mitos de la primera vez a cargo del blog amigo Sexos Opuestos

virginidad1

La primera vez, ese momento que todos/as esperamos con ilusión pero también con miedo, temor y dudas. Antes de esa primera vez las chicas se preguntan si les dolerá o si sangrarán, y los chicos sufren por si no dan la talla.

Las inseguridades y los miedos juegan un papel fundamental y hacen que nuestra primera experiencia sea maravillosa (casi nunca lo es) o un desastre.

En cualquiera de los dos casos, tanto si la experiencia es positiva como si es negativa, seguro que hay una serie de ideas y mitos que se derrumban en el momento que pasamos por la prueba de fuego. En ese momento descubrimos que todas las leyendas que hay alrededor del sexo y sobre la primera vez no son como nos las cuentan, porque por desgracia el sexo continúa siendo, en pleno siglo XXI, un tabú.

La primera vez que una chica hace el amor le duele

Esa es una idea que todas llevamos grabada a fuego y es el primer mito que vamos a tirar por los suelos. Si bien es cierto que algunas mujeres experimentan dolor durante las relaciones sexuales, esto no tiene porque estar relacionado con la primera vez.

Algunos problema psicológicos pueden hacer que la mujer contraiga los músculos de la vagina de forma involuntaria durante la penetración, y eso puede producir molestias e incluso dolor en casos extremos.

El dolor y las molestias también pueden estar causados por una escasa lubricación. Si durante el coito no hay excitación suficiente, las paredes vaginales pueden estar secas y dificultar la penetración. Y aunque el problema también puede ser de origen orgánico, debido a desajustes hormonales, en la mayoría de casos se debe al miedo que produce perder la virginidad.
Para que no se produzca ni dispareunia (coito doloroso) ni sequedad vaginal, es fundamental que estés relajada y sobretodo excitada.

Preparar la primera vez como algo especial puede parecer muy romántico, pero a veces es un error. Si preparas el momento con antelación, lo más probable es que los juegos preliminares no te exciten ni te lubriquen, pues tu cabeza va a estar pensando en el momento de la penetración, y automáticamente el miedo va a hacer mella. Lo mejor es que la primera vez surja de forma natural y sin presiones. Los juegos sexuales están presentes en las relaciones de pareja mucho antes de tener relaciones íntimas completas. Si estos juegos son agradables y te ponen caliente, llegará un día, que de forma natural vas a querer más. Y en ese momento te aseguro que vas a estar lubricada, excitada y desinhibida.

Aunque también es cierto que la delicadeza y sensibilidad del chico es importante esa primera vez, si tu estás bien, todo va a ir mejor. Hacer el amor no es una obligación, así que si ves que la persona que va a compartir ese momento especial contigo no es delicada y no te trata como te mereces, déjalo para otra ocasión.

Ah, y si quieres estar más tranquila, también puedes utilizar algún tipo de gel lubricante para que todo sea más fluido y suave (los lubricantes también se pueden usar sobre los preservativos).

Cuando una chica pierde la virginidad sangra

¡Falso! No siempre.

La entrada de la vagina está sellada total o parcialmente por una membrana que se llama himen. Esta membrana se rompe en el momento de la penetración. Pero también puede romperse antes de la primera relación sexual por causas diversas, por ejemplo debido a traumatismos.

El himen de cada mujer es distinto. Algunos son bastante gruesos, otros son más delgados. Unos son más flexibles, otros son más rígidos. Así que cada mujer experimentará sensaciones distintas en el momento de romperse esta membrana.
Suponiendo que el himen esté intacto en la primera relación sexual que tengas, puede que al romperse sangre. Debes tener en cuenta que la membrana es un tejido vivo y que está vascularizada. Pero la sangre no siempre es sinónimo de dolor. También puede darse el caso que no sangre. Bien porque el himen ya esté roto previamente (puede que tu ni lo sepas) o bien porque no se rompa del todo con la penetración (Recuerda que hay membranas muy elásticas). O incluso puede que al ser muy fino, casi no te des ni cuenta si hay sangre.

La experiencia y las charlas que he tenido con muchas amigas me llevan a pensar que cada experiencia es única, y que la vivencia, más o menos positiva, depende principalmente de como te encuentres psicológicamente en el momento de la penetración. La mayoría ha experimentado su primera vez sin sangre y sin dolor. Otras han sangrado mucho pero no les ha dolido. Otras han experimentado pequeñas molestias pero no han sangrado nada, etc… Lo que sí te puedo asegurar es que no he conocido a ninguna mujer que me haya explicado que su primera vez fue muy dolorosa. ¡Ninguna!

Por Sexos Opuestos

Si quieres seguir desmontando mitos, lee la segunda parte del artículo.