Ataduras eróticas

Atar es un juego muy erótico. Quedar a merced de otro o controlar a la persona atada puede resultar muy excitante. La inmovilización de la persona puede consistir en algo simple como atar las muñecas a la cabecera de la cama o una con otra hasta niveles más avanzados, como el shibari.  De atar y su juego erótico hablamos en Esto me suena. Las tardes del Ciudadano García en Radio Nacional.

Nos detuvimos especialmente en el shibari, para conocer mejor este arte japonés de ataduras eróticas y su origen.

 

Si quieres escucharlo, justo aquí abajo encuentras el podcast del programa. A partir del minuto 37:40