Algunas curiosidades sobre sexo oral

En el programa número 69 de la sección de sexo en Esto me suena. Las tardes del Ciudadano García., hablamos, claro está, de sexo oral. Lo hicimos comentando algunas informaciones:

1. Hasta mediados del siglo XX eran consideradas una parafilia, es decir una práctica erótica alternativa.

2. El sexo oral se percibe diferente si es hacia el hombre o hacia la mujer.

3. No somos la única especie que hace sexo oral.

4. Hay registros de la práctica de sexo oral desde la antigüedad.

5. En el arte también hay representaciones.

6. Volviendo al 69, número de la sección, fue un símbolo de la liberación sexual.

 

En la historia comentamos un hecho de 1678: Anton van Leeuwenhoek fue la primera persona que vio los espermatozoides.

En la noticia, nos hacemos eco de unas condenas a mil daneses por compartir un vídeo de caracter sexual.

Puedes escuchar el programa en el siguiente podcast. A partir del minuto 30:35

¿Hacemos un 69?

¿Hacemos un 69? La gran mayoría de personas que reciban esta proposición sabrán perfectamente de qué están hablando. No en vano, el 69 es una de los términos sexuales más populares. Y para la minoría, que haberla hayla, es la postura en la que dos amantes se proporcionan a la vez sexo oral. Cuesta poco imaginar el por qué del nombre.

Es una práctica popular ahora y ya lo era en tiempos remotos. Se tienen pruebas de ello en el templo Lakshmana de Khajuraho en India, construido en el siglo X A.C. Este templo están profusamente decorado con grabados de diferentes tipos, uno de ellos de figuras humanas en actitudes amatorias. Y entre ellas podemos encontrar la postura “kalila” o “postura del cuervo” que no es otra que la que nos ocupa. En el Kamasutra, libro hindú de la sexualidad escrito en el siglo III d.C., también se hace referencia al 69 con estos nombres.

kalila

Relieve con la postura Kalila en el templo Lakshmana de Khajuraho en India

En Occidente, se tienen pruebas gráficas de la realización de esta postura a mediados del siglo XIX, con las primeras teorías de la igualdad de géneros. De 1848 es la ilustración de Achille Devería para el libro erótico francés “Gamiani” en la que los personajes se proporcionan, uno a otro, sexo oral.

En los años 60 del pasado siglo, con la revolución sexual, se popularizó, ya sí, el nombre de 69 para hacer referencia a la excitación oral recíproca y simultánea. El año 1969 se proclamó, gracias a la canción de Serge Gainsbourg y Jane Birkin, año erótico y la expresión se extiende por todo el mundo y en todos los idiomas.

Entonces, ¿hacemos un 69? Una gran mayoría dirá que sí gustoso a la propuesta, es una práctica sumamente placentera al dar y recibir a la vez. A nivel práctico, lo mejor es encontrar una postura cómoda para ambos. La más habitual es tumbados, con la persona de menor volumen encima. En parejas heterosexuales, además, es más fácil para la mujer hacer una felación estando arriba ya que abajo, con la inclinación del pene, puede resultar más complicada. Otra postura recomendable es tumbados de lado. En parejas homosexuales masculinas me parece que debe ser la más cómoda. Sea cuál sea la postura adoptada, lo fundamental es que sea confortable porque en esos momentos lo importante es poder centrarse plenamente en la faena, en la que damos y en la que recibimos.

Hay quien califica al 69 como una de las posturas más democráticas que existe en el arte amatorio porque ambos miembros de la pareja están en igualdad de condiciones. Puede ser una práctica muy placentera pero yo confieso que no es mi número. A mi me despista. Mientras siento el placer de la lengua en mi clítoris o vagina no me concentro para hacer la parte que me toca. Además, para mi hacer una felación, por si sola, ya me resulta altamente placentera. De todas maneras, no quiero quitarle valor al asunto. Millones de personas a lo largo de la historia no pueden estar equivocadas. Y para sentir y hacer sentir, nada mejor que un 69. ¿Hace?