La flamenca del WhatsApp consume porno

porno_flamenca

En Twitter (que después de wikipedia, es lo más fiable de Internet) mi perfil dice “Amo la libertad y la igualdad. Odio los estereotipos”. Evito la etiqueta feminista pero defiendo los derechos de las mujeres, repudio la superioridad del hombre y denuncio la asignación de roles sociales según género. Dicho esto, no sé si a alguien le sorprenderá que me guste el porno, también en su versión más mainstream, es decir, el más clásico, heteronormativo y patriarcal. Ése que algunas voces critican por tratar a las mujeres como un mero objeto, por violento, por fijar un único tipo de sexualidad estándar, por mantener la norma estética en los cuerpos, por faltar a la ética feminista, por estar hecho por hombres y para hombres. Y sí, en eso les doy la razón pero…

Sigue leyendo

“Cuando trabajas con tu cuerpo lo más complejo es lo que haces con tu mente”

Amarna Miller

Amarna, en una foto de su cuenta de instagram

Amarna Miller, es sin duda una de las estrellas del porno español en la actualidad. Actriz y directora, empresaria y licenciada en Bellas Artes, esta madrileña, de 24 años, ganó el premio Ninfa a la mejor actriz del año en la pasada edición de estos galardones. Tiene un blog donde nos cuenta sus experiencias, sus viajes, sus escenas, sus proyectos… .

Tengo el placer de conocer a Amarna y he podido preguntarle sobre sus experiencias y su visión del mundo del entretenimiento para adultos.

La industria del porno se ha visto afectada por Internet en gran medida. Hay muchos videos, de  mejor o peor calidad, gratuitos y parece que a los usuarios nos cuesta pagar por contenido en la web. ¿Hacia dónde crees que ha de dirigirse el mundo del porno para adaptarse a este contexto?

De hecho la industria pornográfica ha sabido adaptar la piratería como modelo de negocio mucho mejor que el cine convencional. Es cierto que el nivel de las producciones ha decaído desde la distribución de escenas a través de internet, y ya no hay tanto dinero dentro del negocio como para gastarse las millonadas que antes se empleaban en hacer películas. Pero los tubes (las páginas de difusión de contenido gratuito donde la mayoría de público consume porno sin pagar) pertenecen en su mayoría, a las propias compañías porno ¡Sorpresa!

La industria pornográfica está monopolizada por MindGeek, la empresa estadounidense propietaria de la mayoría de webs X y los tubes. Es decir, piratean sus propias películas, ofreciéndolas gratuítamente en baja calidad para dirigir tráfico a sus respectivas webs, donde la gente interesada finalmente acaba pagando.

¿Problemas? En este modelo no hay apenas espacio para productoras independientes, o personas particulares que hayas decidido crear su propio contenido. Si eres una empresa pequeña, apenas puedes rentabilizar tu trabajo.

El futuro del porno lo veo en la realidad virtual, especialmente en el dispositivo Oculus Rift y productoras como Virtual Real Porn, que están siendo pioneros en desarrollar videos que se puedan disfrutarse en tres dimensiones.

Sigue leyendo