“Me pareces muy atractivo. ¿Tendrías sexo conmigo?”

En 1978 se realizó un experimento en la Universidad de Florida para comprobar si había diferencias en el interés por el sexo casual en hombres y en mujeres. Un chico atractivo paseaba por el recinto de la universidad, se acercaba a chicas desconocidas y les decía “Te he visto por el campus y me pareces muy atractiva”. Luego les formulaba una de las siguientes preguntas, “¿quieres salir esta noche conmigo?”, “¿vendrías esta noche a mi apartamento?” o “¿te irías a la cama esta noche conmigo?”. Sigue leyendo