Algo más que lencería sexy

camisón Sirian

Yo con el camisón Sirian de Sensual Planet

Fue un amor a primera vista. Sirian se llamaba. Entré en Sensual Planet y vi un precioso camisón de satén rojo, cubierto por encaje negro, con una abertura insinuante en la parte delantera y de tul transparente por detrás. Y fue mio.

En dos días llegó el paquete, puntual y discreto. Lo abrí y allí estaba. Suave, delicado, sensual. Al ponermelo noté el suave tacto de la tela que se amoldó a mi cuerpo. Era un día lluvioso, algo frío. Esperé a mi chico, con la chimenea encendida. Mientras miraba por la ventana dejé libre la imaginación. Veía imágenes, escenas, fantasías juntos.

Y él llegó. Le gustó. Lo vi en su mirada. Sus manos recorrieron mi cuerpo por encima del camisón. Esa prenda me hacía sentir sexy. El tacto de la tela junto con el de sus manos potenciaron esa sensación. Jugamos bajo la luz y el calor del fuego. Yo con el camisón puesto. Él desnudo.

Guardé el camisón con una  sonrisa. Esperando otras tardes lluviosas.

Protagonistas: él, yo y el camisón Sirian de Sensual Planet.
Contexto: cualquier momento es bueno
Lo que más me gustó del camisón: todo
Lo que menos me gustó: nada

Conjunto Maine, insinuante y provocativo

lola_sensualplanet3

Yo con el conjunto Maine.

Reconozco que me gusta la lencería, me apasiona diría yo. Me encanta verme sexy con una pieza de encaje y sentirme insinuante y provocativa. Alimentar la autoestima de vez en cuando creo que es bastante recomendable.

Por ello, y yendo ya al grano, estoy encantada con que la tienda Sensual Planet me haya regalado un par de conjuntos. El primero, el camisón Alma que podéis ver en otro artículo. Y el segundo, el conjunto Maine, formado por sujetador y tanga, aunque sería más correcto usar el diminutivo dado lo pequeño de su tamaño. De color burdeos, con interior de satén y exterior de encaje en negro, es un conjunto perfecto para una noche especial, planeada o no.

La elección on line de una pieza de sujetador me causa pavor. Debido a mi fisonomía, siempre he tenido problemas para escoger talla y modelo de esta prenda íntima. Así que miré la tabla orientativa, medí todos los contornos necesarios y me lancé a la talla correspondiente con cierta duda. Pero tengo que decir, con gran alegría, que la medida es perfecta, que el sujetador encaja bien y que la tabla fue una orientación precisa para escoger la talla correcta.

El tanga es una parte destacada del conjunto por sus dimensiones. Es mini, lo que le da el toque provocador al conjunto. Cubre solo lo estrictamente necesario por delante y por detrás es una simple tira elástica. Si quieres insinuar y provocar, esta es tu prenda. Eso sí, en mi opinión, es necesaria una buena depilación del pubis (aunque la depilación integral de los genitales, tan de moda actualmente, tiene sus detractores ya que ciertas asociaciones advierten de favorece las enfermedades de transmisión sexual).

Lo que más me gusta: su color burdeos y su estampado de encaje negro, precioso

Lo que menos me gusta: el tanga es muy pequeñito. Aunque esto, claro está, es cuestión de gustos.

Sensual Planet es un sex shop con una amplia colección de lencería, de modelos y tallas. Seguro que encuentras esa prenda que se adapta a ti. Porque todas merecemos sentirnos y lucirnos sexis.

Con Alma te verás sexy

Alma posterior

Yo con el camisón Alma, detalle posterior.

Sensual Planet, es una sexshop con gran variedad de productos entre los que destacan su amplio surtido de artículos de lencería. Tantos, que cuando me propuso reseñar alguno de ellos, me resultó francamente complicado elegir.

Aprovechando que me parece muy necesario de vez en cuando dar una sorpresa a tu pareja, para avivar el fuego que la rutina puede ir apagando, me decidí por un camisón y un conjunto, ambos bastante sexis según la foto del catálogo. Pero todas sabemos que no es lo mismo verlo en la modelo que en el propio cuerpo y, además, no hay que olvidar que somos las críticas más duras con nosotras mismas.

El camisón Alma está en colores negro y blanco y es talla única (para mujeres de 40 a 70 kg), con el miedo que eso me da porque siempre he pensado que una misma talla no puede ajustarse a mujeres de distintas alturas y pesos. Pero la verdad es que su tejido elástico (poliamida y elastano) se adapta perfectamente al contorno. Transparente y con un estampado floral que tapa a medias e insinúa otro tanto, lleva incorporadas unas medias con liguero unidas al propio camisón formando una única pieza. El escote en V es pronunciado y creo que debe quedar bien tanto a mujeres con poco como con mucho pecho. Y tiene un detalle elegantísimo en la parte posterior que me encanta: una única tira de encaje que baja hasta la mitad de la espalda, dejándola al descubierto, y que da al conjunto un acabado muy sensual.

Yo con el camisón Alma.

Yo con el camisón Alma.

Pero lo que más me gusta de esta pieza de lencería es la sensación que me provoca al llevarla puesta. Me siento sexy con ella. Y me parece bueno sentirse así, erótica y sensual. Sube la autoestima y le da un puntito especial a tus relaciones de pareja.

El camisón Alma me parece una adecuada opción, tanto si se lo compras a tu chica (recuerda que es talla única, no hay duda con eso) como si es un autoregalo. Me parece que es una pieza que se debe ajustar bien a diferentes tipos de mujer. Así que, como dicen en Sensual Planet, ¡ponle un toque sexy a tu vida!

Otro día os hablo del otro artículo de lencería, un conjunto de sujetador y tanguita. Sensacional también.

Lencería sexy para un buen preludio

Hace poco leí un dato: aunque digan que les da igual, al 87% de los hombres no le es indiferente la ropa interior de una mujer. La lencería siempre ha sido una parte fundamental del sexo seguramente porque es el preludio a lo que vendrá después. Insinúa un cuerpo deseado y para los hombres, que son muy visuales, es una imagen sugerente, excitante y que deja volar la imaginación (y buena parte del sexo está en la mente). Pero no sólo nos ponemos lencería sexy para ellos. Las mujeres con una prenda sexy nos sentimos guapas, atractivas, deseadas y ésta, es una sensación fantástica.

lenceria2

Hay numerosas opciones de lencería, cada una escogerá aquella con la que mejor se sienta.

Entrar en el mundo de la lencería es descubrir muchas posibilidades de formas, materiales, colores… Cuál escoger dependerá de nuestro gusto y de nuestra personalidad. Si somos más atrevidas podemos probar con babydolls sexys, corsés, ligueros, transparencias, rejillas o, por qué no, estampados de leopardo. Si preferimos algo más sencillo, un conjunto de tanga y sujetador con encaje será perfecto. ¿Os gusta jugar? Hay lencería de colegiala, de enfermera, de criada… todo depende del rol que queramos adoptar. Y, para quienes dicen aquello de “te comería enterita” pueden empezar por la ropa interior, la hay comestible.

Sobre colores, el más usado para excitar es (como seguro imagináis) el negro, después le sigue el rojo. Aunque yo considero que cualquier color puede ser bueno, menos el carne que es fantástico para que no se transparente con la ropa pero erótico, lo que se dice erótico, no lo es mucho.

Y un apunte para ellos, obvio quizás, pero que no está de más recordar. Los hombres no han de descuidar tampoco su ropa interior porque también pasan por esa fase preliminar ante los ojos de la pareja. No digo yo que se pongan un tanga (a la mayoría de hombres les diría: no, por favor) pero, para mi gusto, unos boxers ajustaditos sí son de agradecer.

Aunque tampoco hay que darle al tema de la lencería más importancia de la que tiene. Una ropa interior cuidada y sexy nos puede ayudar a sentirnos bien, a provocar un ambiente, a excitar, pero luego, ¿cuánto rato dura puesta? Al final, lo fundamental es la actitud de quien lleva esa ropa. Unas bragas de algodón con una camiseta de tirantes pueden ser muy eróticas si van acompañadas de ganas, pasión, deseo y provocación. Vístete pero, sobre todo, siéntete sexy.