Yo (no) la tengo más grande

sexo sin complejos

Hace unas semanas, en una reunión social, escuché atentamente una conversación entre un grupo de mujeres donde cada una se preciaba de ser multiorgásmica y de poco menos que anegar la habitación con su squirt (1). No es la primera vez que oigo o leo comentarios de este tipo, donde parece que las mujeres heredamos el “yo la tengo más grande” masculino. ¿Hasta qué punto estamos enfocando bien la nueva sexualidad? Si antes pecábamos por defecto, ¿vamos a hacerlo ahora por exceso?. “En el término medio está la virtud” dijo Aristóteles. Los clásicos nunca fallan.

Sigue leyendo