Feminista y sumisa

Arola Poch por Xabier BernéSi soy mujer y me gusta que en la cama un hombre me domine o que me use como objeto o que me eyacule en la cara, habrá quién diga que mi deseo está influido por la sociedad heteropatriarcal en la que vivimos. Es decir, una sociedad que beneficia al hombre, que lo pone en un nivel superior respecto a la mujer, es la que hace que como mujeres nos guste una determinada visión del sexo donde se reproducen estos papeles. Esta idea, que a mi particularmente me sorprende, la he escuchado recientemente en algunos debates sobre feminismo. Y no se queda ahí, si no que remata el asunto añadiendo que las mujeres que buscamos la igualdad deberíamos renegar de este tipo de fantasías.

Sigue leyendo