He vendido unos calcetines usados

calcetines

Estos son los calcetines en cuestión.

El mensaje, que llegó por correo electrónico, fue claro y escueto. “Soy muy fetichista de los calcetines con olor. ¿Sería posible comprar un par de calcetines usados con tu olor?” Realmente no necesitaba más palabras para transmitir su propuesta. Pero yo sí necesitaba saber algo más del remitente porque la propuesta de vender una prenda mía hacía tiempo que me rondaba y quería saber por qué me lo pedía a mi. Tras algunos (pocos) mensajes, todos igual de concisos y siempre educados y amables, llegamos a un acuerdo. Y me puse pies a la obra.

Sigue leyendo