Mentiras del sexo

El sexo ha estado – y sigue estando – condicionado por cuestiones de índole social o moral que han transmitido ciertas ideas que no son del todo correctas. En mi sección de sexo en Esto me suena. Las tardes del Ciudadano García en RNE del pasado viernes 7 de abril, comentamos algunas de esas mentiras:

  • El sexo es como en las películas
  • Sexo es tener relaciones sexuales.
  • El sexo empieza en la adolescencia y acaba en la vejez
  • Hay cosas buenas y cosas malas en el sexo
  • Cuando el hombre eyacula se acaba el encuentro sexual.
  • Los hombres no sufren falta de deseo

Hablamos de Catalina la Grande, una zarina que arrastra mucha leyenda sobre su alto apetito sexual.

Ampliamos vocabulario y comentamos una noticia.

Puedes escuchar todo esto en el podcast que enlazo a continuación, a partir del minuto 35:30.

Me provocas y otras molestas expresiones

Arola Poch

Otra manía es que me gustan las ventanas abiertas, para que entren nuevas ideas.

Manías. Cada uno tiene las suyas. Algunas pueden ser ordenar la ropa por colores, bajar siempre la tapa del inodoro, leer el periódico del final al principio, revisar que has cerrado la luz veinte veces antes de salir de casa… En fin, cosillas que no son graves, que no tienen por qué ser lógicas pero sí son importantes para quién las sufre. Me he dado cuenta de que, en mi caso, algunas de mis manías vienen en forma de expresiones. Reconozco que muchas veces son dichas sin mala intención y que mi interpretación puede ser radical, pero leerlas o escucharlas me causan una cierta molestia. Ahí van.

Sigue leyendo

Qué excitante es preparar un viaje

20160804_arola_0630_peqVoy a empezar este artículo con un símil. Comparemos un viaje con un acto sexual. ¿Verdad que también disfrutamos a tope cuando estamos preparándolo? Comprando los billetes, mirando rutas, escogiendo qué vamos a visitar, maravillándonos de todo lo que vamos a descubrir. Pues hoy me apetece escribir sobre eso, sobre el flirteo.

Sigue leyendo

¡Fuera presiones sexuales!

Arola Poch (foto Xabi Berné)

Un encuentro sexual debería ser un momento de relax, liberación y confianza, para desconectar un poco del día a día. Entonces, ¿por qué cojones nos cargamos a nosotros mismos de presiones que nos condicionan y dificultan el disfrute?

Sigue leyendo

Corta la etiqueta (sexual)

cortar etiqueta2

Si eres hombre y te atraen las mujeres, no hay duda, eres heterosexual. Si lo que te gustan son los hombres, entonces, homosexual. Pero si no es exactamente así, sino que tienes una ligera atracción hacía las personas de tu mismo sexo, eres heteroflexible o bicurioso. Si es a la inversa, es decir lo que predomina en ti es la atracción a personas de tu mismo sexo pero te llaman la atención los del opuesto, eres homoflexible. Ah, no, que te interesan hombres y mujeres por un igual, pues bisexual eres. Y si quieres huir de tantos nombres y simplemente decir que te agradan las personas, así en general, no te preocupes porque hay una etiqueta también para ti: pansexual.

Sigue leyendo

Mujeres desnudas, mujeres sujeto

mujer y puerta

Una de mis fotos.

¿Cuando una mujer se desnuda se convierte automáticamente en un objeto?

Me encantaría que esta pregunta se me hubiera ocurrido a mi, pero lo cierto es que la escuché hace poco en una charla sobre sexo, pornografía y feminismo. Curiosa combinación, pensarán algunos. Otro día podemos tratar eso, hoy voy a hablar de desnudos. Y esta reflexión inicial me parece acertadísima.

La cosificación sexual, de eso estoy hablando, se produce cuando se separan los atributos físicos del resto de características de la personalidad del individuo para reducirlo a un instrumento para el placer. Típicamente ha sido la visión del hombre hacia la mujer. Una visión demasiado reduccionista y ofensiva, no solo para la mujer por motivos obvios, sino también para el hombre al cual deja en un trozo de carne a merced de un impulso básico, tan básico que no tiene otro criterio que un cuerpo desnudo.

Sigue leyendo

La flamenca del WhatsApp consume porno

porno_flamenca

En Twitter (que después de wikipedia, es lo más fiable de Internet) mi perfil dice “Amo la libertad y la igualdad. Odio los estereotipos”. Evito la etiqueta feminista pero defiendo los derechos de las mujeres, repudio la superioridad del hombre y denuncio la asignación de roles sociales según género. Dicho esto, no sé si a alguien le sorprenderá que me guste el porno, también en su versión más mainstream, es decir, el más clásico, heteronormativo y patriarcal. Ése que algunas voces critican por tratar a las mujeres como un mero objeto, por violento, por fijar un único tipo de sexualidad estándar, por mantener la norma estética en los cuerpos, por faltar a la ética feminista, por estar hecho por hombres y para hombres. Y sí, en eso les doy la razón pero…

Sigue leyendo