¿Por qué nos excitan los zapatos de tacón?

Si preguntamos sobre un objeto que resulte erótico, habrá quién nombre los globos o los pepinos. Pero lo más habitual será que pensemos en lencería, medias y, muchos, en zapatos de tacón. Me quedo con estos últimos. ¿Por qué nos excitan los zapatos de tacón? ¿Por qué les otorgamos el calificativo de sexis?

Arola Poch (foto: Xabi Berné)

Con zapatos de tacón.

Sigue leyendo

Sexualidades minoritarias

En Esto me suena, programa de las tardes de Radio Nacional de España, hemos hablado de sexualidades minoritarias o esas otras formas de excitarse más allá del coito. Se les llama parafilias pero es un término médico que a mi no me gusta demasiado porque parece que hemos pasado del “pecado” al “trastorno” y no es así. Son otras formas de excitarse perfectamente válidas.

Además, hemos comentado el primer libro que clasificó estas otras sexualidades: Psycopathia Sexualis (del año 1886).

Vocabulario y noticias sexuales.

Podéis escuchar el podcast pulsando en el siguiente enlace. A partir del minuto 38.

Asfixia erótica, placer al límite.

batman-kenny-south-park-10947088-686-433

En un episodio de South Park, el personaje de Kenny practicaba autoasfixia erótica con no muy buenos resultados.

Dicen que los orgamos se sienten mucho más intensos. Dicen que es dejarse llevar. Y en juegos de dos, dicen que es el control absoluto. También es una práctica muy peligrosa y nada recomendable. Estoy hablando de la hipoxifilia o asfixia erótica.

Sigue leyendo

El circo de las parafilias

Arola Poch

¡Señoras y señores! ¡Bienvenidos al maravilloso mundo del circo de las parafilias!

Con todos ustedes… el increíble humano lamepies
Sorpréndanse con la mujer ombliguda y el hombre que adora los tacones
Recién llegada de Oklahoma City… la estatua deseada,
Y el más difícil todavía… el tipo que se excita con los globos.

Sigue leyendo

Adult Baby: jugando a ser bebés

adultbaby

Reportaje de National Geographic sobre AB (en inglés).

“Los AB (Adult Babies) y DL (Diaper Lovers) son personas que, por diversas razones y de distintas maneras, les atrae sentirse como bebés y usar pañales. En algunos casos por fetiche sexual, en otros por el simple hecho que les gusta, aquí cada uno es un mundo. Diaper Foro nació para poder unir toda la comunidad hispanohablante de estos temas y ayudar a todos los AB/DL en sus problemas, que pueden llegar a derivar a cuestiones muy serias. Somos más de lo que se puede suponer y no somos unos locos, ya que somos adultos y cuerdos, y no hacemos ningún daño. Sólo queremos vivir en paz.”

Sigue leyendo

La erótica de la humillación

humillacionQuizás la primera imagen que se nos viene a la mente en el mundo de la dominación/sumisión es el dolor junto con el cuero y látex. Pero hay también otro componente muy importante en estas prácticas que es la humillación, traducida en insultos y trato despectivo.

El sumiso/a se excita al ser tratado “mal”, se siente bajo el control del amo/a que con la humillación afianza su poder sobre el/ella. El placer en estas situaciones tiene un claro componente psicológico, unido a la adopción de un determinado rol y está relacionado con el masoquismo. Las personas dominantes también pueden excitarse al despreciar al otro/a.

¿Y cómo se humilla en los juegos sexuales? Con el insulto verbal, con unas simples bofetadas o escupiendo al sumiso/a. Esta última práctica se conoce en el argot como spitting o “lluvia plateada“. Es habitual que el/la dominante llame “perro/a” al sometido y le trate como tal haciéndole caminar a cuatro patas, poniéndole un collar y paseándolo con correa, haciéndole comer o beber de un plato en el suelo u ordenándole besar y lamer los zapatos del dominante. En sumisos hombres, es interesante el juego de la feminización, donde se viste al sumiso de mujer (con tacones, ropa interior femenina) y se le hace comportar como tal (puede que en tareas domésticas y también en sexuales). A éstos se les llama “sissy“. La excitación para el sumiso/a puede aumentar cuando la humillación es en público, estableciéndose así una relación con el exhibicionismo.

La obtención de placer sexual mediante la humillación se vincula con la actitud dominante que asume la pareja en esos momentos. Este tipo de excitación se clasifica, en psicología, como parafilia (comportamiento sexual donde la fuente del placer no está directamente en el acto sexual propiamente dicho, sino en objetos o comportamientos). Las parafilias no son necesariamente patologías, lo pueden llegar a ser cuando pueden dañar a uno mismo o a otros o cuando se convierten en una obsesión que interfiere con la vida habitual.

Autoestima y humillación

Estos juegos se realizan dentro de un contexto de confianza, consentimiento y respeto donde cada una de las partes sabe lo que quiere. La humillación solo se practica en una determinada situación, para conseguir un ambiente concreto, dentro de un juego. Fuera de ahí, no cabe pensar en llevarlo más allá. La autoestima propia del sumiso/a, en una relación sana, no se ve afectada por estas situaciones en las que cada uno sabe que adopta un rol determinado.

No hay que intentar racionalizar estas prácticas porque seguramente no le encontraremos una explicación. La explicación se basa en el disfrute del sexo a través de aquello que nos proporciona placer. Se basa en vivir una sexualidad sana y libre como forma, también, de calidad de vida.