In Sin categoría

olor-y-erotismo

Vivimos en una sociedad esterilizada. Así que si le dices a alguien que no se duche porque te excita su olor natural puedes correr el riesgo de que te tilde, para empezar, de guarro. Cuando, de hecho, los olores corporales desempeñan un papel significativo en la comunicación sexual. Un estudio de la Universidad de Bremen (Alemania) aportó datos al respecto como que el 48,4% de los encuestados dijeron sentirse estimulados sexualmente por el olor corporal (sin perfumes) de su pareja, un 31,9% por el olor íntimo y un 23,1% por el olor axilar. Los aromas pueden ser un impulso para la actividad sexual y también poner fin a contactos sexuales.

Buena culpa de todo esto la tienen las feromonas, sustancias químicas que desprenden los animales (no hay que olvidar que los humanos también lo somos) para dar determinadas señales a otros miembros de la especie. Las feromonas son exhaladas por el sudor y otros fluidos corporales y aunque no seamos conscientes de su olor, reaccionamos a ellas a veces de forma involuntaria, por ejemplo, los olores masculinos y femeninos pueden influir en procesos hormonales. Aunque debido a la socialización, el efecto de las feromonas en los humanos no es tan automático o inmediato como sucede en otros animales.

Los órganos sexuales sanos expiden un olor natural que es altamente excitante y atrayente. Parece ser que a los hombres les suele gustar más el olor de la vulva femenina y lo disfrutan más, que el olor íntimo masculino a las mujeres. Es decir, los olores genitales son mucho más importantes para los hombres que para las mujeres.

Pero, como decía al principio, nuestra sociedad nos incita a ser asépticos con lo que en muchos casos hablar de olor genital repele y provoca un efecto de limpieza excesivo. Tradicionalmente, además, se ha asociado el olor de la vagina con un olor desagradable o poco higiénico (numerosas comparaciones populares así lo muestran). Y hace que haya artículos en los que se dan consejos para eliminar el olor íntimo. Más allá de todo lo comentado sobre la importancia del olfato en la excitación, hay que tener en cuenta también que un aseo desmesurado puede resultar perjudicial ya que puede afectar a las bacterias beneficiosas que existen en la vagina y que se encargan, precisamente, de su cuidado y limpieza.

Y dicho todo esto, por supuesto, ni estoy en contra de una buena higiene diaria ni estoy alentando a no ducharse durante días antes de un encuentro sexual. La limpieza siempre es fundamental pero no es necesario ni recomendable que sea excesiva. No debemos obsesionarnos con eliminar todo rastro de nuestro olor corporal porque en él, consciente o inconscientemente, puede que esté parte de nuestro éxito.

Recommended Posts
Showing 0 comments
  • sumisope
    Responder

    Somos conscientes de que los olores corporales nos excitan pero no sabemos utilizarlos.
    Saludos

    • Lola Poch
      Responder

      Interesante aportación, sumisope. Habrá que ir aprendiendo 😉 Gracias!

  • Gotzon
    Responder

    Somos conscientes de que hay personas cuyos aromas nos vuelven locos, y no, no podemos, ni queremos, controlarlos. 😉

    • Lola Poch
      Responder

      El olor es un sentido muy importante en la atracción física y sexual. Y, por cierto, para qué controlarlos? 😉

  • Oscar Herreros (@hroscar)
    Responder

    Cierto!! Yo siempre he percibo ese olor indescriptible, natural y estimulante de mi mujer (que también es mi amante, compañera de faena ;-). Ese olor me atrae, me atrapa, y provoca en mi deseos para con ella mañana, tarde y noche.

  • German
    Responder

    hay personas que con solo su olor te excitan, susurrar y que te coman el cuello también jeje
    si despues va acompañado con un rico masaje 🙂

Responder a Gotzon Cancelar respuesta