In Sin categoría
asistencia sexual

Fotograma de la película “Las sesiones” (2012) que trata el tema de la asistencia sexual.

Soy una persona bastante sensible. Esto implica que me emocionan cosas que a lo mejor a otros les pueden pasar desapercibidas. En el reciente Salón Erótico de Barcelona hubo un detalle que hizo que casi me afloraran lágrimas. ¿Rodeada de sexo, porno y sensualidad? Pues sí. En uno de los pocos momentos en que salí de nuestro Rincón Foot Fetish vi a un chico con parálisis cerebral y un grado de discapacidad importante, paseando en su silla de ruedas junto con otro, voy a especular que era su hermano, que le acompañaba. Una chica junto a ellos le decía “A todos nos gusta el sexo, ¿verdad?”. Como a la gran mayoría de los ahí presentes, se le veía contento rodeado de ese ambiente tan erótico-festivo. Ver el reconocimiento sin tapujos ni estigmas a la sexualidad de ese chico con diversidad funcional me emocionó. Ya os lo he dicho, soy sensible.

Leí hace unos meses, el libro de Samanta Villar “Nadie avisa a una puta”, cuyo primer capítulo está dedicado a Montse, una prostituta especializada en atender a personas con discapacidad. Es una historia bonita por el cariño que se desprende hacia esa trabajadora sexual y su función terapéutica con el cliente y los familiares. Porque si alguien tiene una necesidad física y no es dueño de su propio cuerpo, necesita que alguien le ayude a realizarla. Por eso hay campañas que reclaman el derecho a la asistencia sexual, es decir, a contar con expertos que ayuden a conocer, a descubrir y a vivir la sexualidad a quienes les es imposible satisfacerse por si mismos.

En España no hay una normativa que regule la asistencia sexual y Suiza es el único país europeo donde esta práctica está legalizada. Una asociación en Catalunya, Tandem Team Barcelona, presta este servicio, poniendo en contacto a asistentes y usuarios.

Todos somos seres sexuados desde que nacemos. Todos tenemos unas necesidades y hay tantos tipos de sexualidad como de seres humanos. Y también todos tenemos unos derechos sexuales vinculados a la salud y a la calidad de vida que reivindican, entre otros, el derecho al placer sexual y a la expresión sexual emocional. Cuando decimos todos, somos todos.

Recommended Posts
Showing 0 comments
  • Ana Fernández Diaz
    Responder

    Ole!!!

  • Lonndinium
    Responder

    No lo había considerado nunca, bien por decirlo

    • Arola Poch
      Responder

      Me alegra haberte aportado un nuevo punto de vista. Saludos!

  • Jugando con Eros
    Responder

    Me sucede algo similar, la sensibilidad la tengo a flor de piel, y me hubiera pasado lo mismo que tú en la misma situación.
    Hace tiempo, en mi blog también publiqué sobre la sexualidad de los discapacitados, ya que encontré un documental que me pareció muy interesante.
    Te dejo el link del video:
    https://vimeo.com/113848519

    Un beso enorme!!

    • Arola Poch
      Responder

      Muchas gracias por el enlace. Le echo un vistazo. Un besazo!!!

  • Toni
    Responder

    Me ocurrió lo mismo. En una de las ocasiones en que salí del Rincón FF, vi al chico que mencionas y a su acompañante, yo imaginé que sería un buen amigo suyo.
    En ese momento mi mente, también empática, hizo un recorrido similar al tuyo.
    Son de agradecer Posts o artículos como este. Amigos, hermanos o lo que fuera que fuese su acompañante. Chicos así, con más ganas de vivir sobre su silla que otros sobre sus dichas. Y son de agradecer también mujeres como Carolina Abril que, tras atender la solicitud del acompañante, puso toda su belleza sobre aquella silla, sobre aquel chico regalandole unos minutos mágicos, en un momento que no olvidaré. Quizás el más bonito de los que viví en el SEB 2015.

    • Arola Poch
      Responder

      Vaya, yo me perdí el momento de Carolina con el chico. Pero sin duda debió ser muy bonito. Gracias, Toni, por tu comentario. Un beso 🙂

Responder a Jugando con Eros Cancelar respuesta