Muere sexualmente

arolapoch

(Versión libre de ‘Muere lentamente’ de Martha Medeiros, atribuido erróneamente a Pablo Neruda)

Muere sexualmente
quien hace del sexo una rutina,
repitiendo las mismas posturas,
quien no cambia de juego.
No arriesga a probar algo nuevo y no habla con su amante.

Muere sexualmente
quien hace del moralismo su gurú.

Muere sexualmente
quien no cae en la tentación,
quien prefiere el hábito a la pasión
y la entrepierna dormida a un remolino de ardor,
justamente el que rescata el brillo de los ojos,
sonrisas cómplices,
noches de locura.

Muere sexualmente
quien no lo hace sobre la mesa cuando vuelve del trabajo,
quien no arriesga lo cierto por lo incierto para cumplir una fantasía,
quien no se permite por lo menos una vez en la vida,
dejarse llevar.

Muere sexualmente
quien no lee literatura erótica
quien no ve porno,
quien no estimula su imaginación.

Muere sexualmente
quien no hace el amor consigo mismo,
quien se quedó en los genitales y no descubrió otras partes del cuerpo.

Muere sexualmente,
quien pasa los días quejándose de su mal sexo
o de su mal amante.
Quien supedita el físico a la actitud.
Quien no disfruta del placer de dar.

Muere sexualmente,
quien no toma nunca la iniciativa
quien no pide lo que quiere
quien no expresa lo que siente.

Evitemos la muerte en frígidas cuotas,
recordando siempre que estar vivo sexualmente exige un esfuerzo mucho mayor
que el simple hecho de follar.
Solamente la apertura mental hará que conquistemos
una radiante sexualidad.

20 comentarios en “Muere sexualmente

  1. Excelente declaración, que suscribo totalmente. Me considero un resucitado después de muchos años de muerte sexual y eso es fruto tanto de encontrar la pareja adecuada como de no tener miedo a experimentar, explorar y sobre todo divertirse con aciertos y errores.

    Y a propósito, muchas gracias también por aclarar la falsa atribución a Neruda. Como cazador de bulos de internet aficionado, lo agradezco enormemente 😊

    Le gusta a 1 persona

  2. Que bueno Arola.
    Conozco el verso de Neruda, y este tuyo no tiene nada que envidiarle, te lo digo de veras.
    Y lo que mas me gusta, como siempre, es tu frescura, tu ardor, tu sinceridad a la hora de hablar de sexo abiertamente.
    Una vez mas la mujer nos adelanta en esta iniciativa tan saludable para tod@s.
    Muchas gracias por tan exultantes palabras 😀

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Muchas gracias por tus palabras, Rafael! El texto original es muy bueno. Por cierto, yo también pensaba que era de Neruda pero investigando parece ser que no, que se atribuyó erróneamente al poeta chileno y por las cosas de Internet la bola se fue haciendo más grande. Es de Martha Medeiros, poeta y novelista brasileña. Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s