Normalidad fetichista

Tras varias horas charlando, paseando, riendo, jugando… me detuve un momento y observé a mi alrededor. Había unas setenta personas distribuidas en la parte de abajo de una chalé, en la zona de jardín con jacuzzi y en la elegante mazmorra BDSM (1). En la parte de arriba, los padres y el novio de la dómina dueña del estudio, conocedores de la actividad que se desarrollaba en el sótano, colaboraban activamente para que a las personas reunidas no les faltara de nada. Volviendo abajo, en un sofá cercano, una chica recibía un masaje en cada uno de sus pies por parte de dos chicos. Estaba relajada y encantada. Más allá, un par de mujeres charlaban con sus pies reposando en un escabel (humano) (2). Había una cruz de San Andrés (3) y su ocupante recibía azotes de su Amo. Emitía sutiles gritos de doloroso placer. En una zona cercana, otra asistente realizaba ataduras (4) a su brat (5)Sigue leyendo

¡Gracias! (por una sexualidad plural)

hands

El otro día me llegó un bonito mensaje. El remitente era F.

“Hola Arola, no sé si podrás leer este correo pero tengo la necesidad de escribir agradeciéndote bastantes cosas, quería decirte que desde que descubrí tu blog y en general tu actividad por normalizar diferentes aspectos del Sexo/erotismo me has ayudado bastante. Casi toda mi vida he pensado que soy un bicho raro por tener gustos sexuales diferentes, si se puede llamar así, refiriéndome al “Femdom” en general.

Sigue leyendo