In Sin categoría

0-habitacion-espejos

Me gusta ver. Así que cuando me preguntan si me gusta hacerlo con la luz apagada o encendida, yo me apunto a la segunda opción. Ya sé que el tópico dice que las mujeres preferimos la luz tenue o la oscuridad, y que los hombres son más visuales. Pero no me gustan los estereotipos. Además, ¿por qué un sentido debería tener más impacto en un sexo que en otro? Algunos ven una herencia de cuando el hombre era cazador y la mujer cuidaba a los niños (por eso nosotras, dicen, respondemos más al oído y al olfato). Puede que haya esa memoria (pre)histórica, no digo yo que no. Sin embargo, también hay estudios que han aportado datos desmintiendo esa diferencia y apuntado que hombres y mujeres responden igual ante determinados estímulos visuales, por ejemplo, ante películas con besos y caricias. No así ante imágenes más pornográficas, con las que los hombres se excitan en mayor medida. Lo importante, en cualquier caso, es que las mujeres también tenemos vista, para nuestro uso y disfrute.

Con la luz encendida y para ver, nada mejor que los espejos. Me resulta muy estimulante girar la cabeza en un determinado momento y verse a uno mismo con su acompañante como protagonistas de una peli porno (o comedia romántica, me es igual). Nunca suficientemente valorados, reivindico los espejos en los techos de las habitaciones. La excitación sexual se consigue inicialmente en el cerebro a través de los sentidos y luego el cuerpo responde. Así que saquemos el voyeur que llevamos dentro.

¿Y qué os parece si jugamos? Si la vista es importante, probad a privaros de ella por un ratito (sexual). Entonces se potencian otros sentidos. El tacto, el olfato, el gusto, el oído… se agudizan y las sensaciones resultan más intensas, a la par que inesperadas. Por si alguien lo está pensando, no es lo mismo que hacerlo con la luz apagada. Porque aquí, aunque uno no vea, el otro sí y porque en este caso hay o puede haber un juego de roles. La parte psicológica es fundamental en los juegos eróticos.

Volviendo a los tópicos, se dice que algunas mujeres prefieren la luz apagada por inseguridad, para que su acompañante del momento no las vea desnudas con todo lujo de detalles. Por ahí no deberíamos pasar. Ya está bien de que nos inculquen unas obligaciones estéticas. Si te gusta la oscuridad porque lo prefieres así, estupendo. Pero que no sea porque no te vean. Lo sé, fácil es decirlo y difícil huir de la influencia social. He de reconocer que hace años yo prefería algo poco luminoso, por eso mismo y también porque es lo que nos enseñan en las películas: una escena de amor es sutil en cuanto a luz. Pero descubrí que las comedias románticas son ficción. Que el cuerpo ideal es el que tiene cada cual. Que lo que a uno mismo le parece una imperfección a otro le puede parecer algo encantador. Que nadie es perfecto. Y que con la luz encendida todo se percibe mejor.

Entonces, ¿con la luz encendida o apagada?

Recommended Posts
Showing 0 comments
  • ignasi Mas
    Responder

    Y por qué sólo los extremos?. Te hago una propuesta: quizás empezar con la luz apagada, en la oscuridad. Que la imaginación sea libre y los otros sentidos actúen y se potencien: el tacto, el olfato, el gusto…descubrir rincones sin prisas, imaginar cómo es exactamente la ropa interior, quitarla con dificultades, suponer las caras cambiantes de la otra parte. Medir formas y tamaños sólo con la mano. Y luego, encender una luz tenue, que apenas materialice las suposiciones, que confirme los supuestos, que la vista colabore sólo entonces. Proceso lento, exasterantemente lento….

    • Arola Poch
      Responder

      Fíjate, Ignasi, que yo habitualmente soy de términos medios, pero aquí, tienes razón, he sido extremista y sin darme cuenta. Tu propuesta me parece fenomenal porque cualquier forma que implique añadir un plus a ese encuentro me parece estupendo. Y ese plus, como los colores, va por gustos0 😉 Muchas gracias por tu comentario!

  • EC
    Responder

    Soy de luz encendida….

    • Arola Poch
      Responder

      Ya somos dos 🙂 Gracias EC por pasarte por aquí y dejar tu comentario.

  • Gab
    Responder

    Ay, sofocantes estereotipos de “cuerpos perfectos” que nos acorbandan en las sábanas!!! Encendida debería permanecer siempre, así como las desinhibiciones. Eso es algo difícil, pero necesario realmente… (Corregido)

  • Responder

    Depende de cómo sea tu pareja, si te acostases conmigo preferirías la luz apagada e imaginar que soy Brad Pitt/George Clooney/Chiquito de la Calzada XDDDDDD

    • Arola Poch
      Responder

      Bueno, es que se supone que si te acuestas con alguien es que mínimamente te gusta, no? Aunque no sea Brad Pitt… Que si es Brad Pitt tampoco pasa nada, eh? 😉 Gracias Victor!

  • lacamaerotica
    Responder

    Encendida, encendida! Y si es a pleno sol mucho mejor!! Con tu permiso te voy a rebloguear porque te ha salido genial esta!! Muackkk

    • Arola Poch
      Responder

      Permiso concedido (faltaría más)! Gracias por el comentario y por el reblogueo. Y que veamos bien 😀

  • lacamaerotica
    Responder

    Reblogueó esto en La cama eróticay comentado:
    A pleno sol o de noche? Luz apagada o encendida? Como os gusta mas? La luna de Arola nos invita a sopesar preferencias….

  • sandraerotic
    Responder

    Yo como tu, a pleno sol pero…como dice Ignasi en ocasiones empezar totalmente a oscuras para poder isar otros sentidos es tan estimulante ….!!!
    Eso si, para poder acabar con luz y viendolo todo !!!
    😉

  • lolaflor
    Responder

    Luz encendida siempre 😀 Ver cómo tu pareja de cama (o de donde sea) disfruta contigo es algo único.

    • Arola Poch
      Responder

      Coincido contigo, lolaflor! Único y para no perderse! Gracias por tu comentario. Un beso

  • Pandora Groovesnore
    Responder

    Sin duda con luz. Y con música; nada de moñadas blanditas, mejor música cañera… bueno va, también algo blandito de vez en cuando… 😉

    • Arola Poch
      Responder

      Venga Pandora, que a veces también nos ponemos ñoñas…. 😉 Un beso y gracias por dejar tu comentario!

  • albertodieguez
    Responder

    No desdeño la oscuridad pero preferible con luz… 🙂

    • Arola Poch
      Responder

      Parece que somos ya unos pocos los que andamos por la luz. Gracias, Alberto, por pasarte por mi blog y comentar 🙂

  • Qarpatian
    Responder

    Las dos opciones me parecen buenas dependiendo de las circunstancias; aunque…, si tuviera que decantarme por un ambiente concreto, me quedo con la penumbra rasgada por la tenue y temblorosa luz de unas velas.

    Un saludo.

    • Arola Poch
      Responder

      Pues tampoco suena mal… 😉 La cuestión es que cada uno disfrute como más le guste. Gracias por comentar Qarpatian

Responder a albertodieguez Cancelar respuesta