In Sin categoría

ArolaPoch

No me gusta demasiado hacerme fotos y el concepto selfie aún no lo tengo asimilado en mis actividades habituales. Pero sí he descubierto que me gusta hacerme fotos eróticas. ¿Incongruente? No, yo lo llamaría “terapéutico”.

En noviembre de 2014 empecé una, para mi sana, costumbre que es publicar semanalmente una foto mía ligera de ropa. Antes ya había compartido alguna foto así pero más tímidamente. Con decir que la primera foto que publiqué, simplemente en bikini en la playa, me costó horrores hacerlo. Absurda vergüenza, pero es que una que no es de la generación de Instagram. A partir de ahí me fui animando y ahora lo hago con auténtico entusiasmo. ¿Por qué? Porque me gusta, me veo mejor que en el espejo y me supone un chute de autoestima en cada foto.

Autoestima, sí, eso que debería ser obligatorio fomentar desde pequeños y que muchas veces tenemos tan baja. La autoestima es la base de nuestro desarrollo como personas y de nuestro éxito en la vida, entendiendo éxito como felicidad, sea cual sea la forma en que cada uno la obtenga. Además de nuestra manera de ser, el físico influye en nuestra estima, más en la sociedad en que vivimos que valora sobremanera lo visual. Por otro lado, la sexualidad es un aspecto más de nuestra identidad que, bien desarrollada, nos aporta en lo de quererse a uno mismo. Y, en definitiva, a (casi) todos nos gusta y podemos, independientemente del físico o la edad, vernos sexis, cuestión de óptica.

20160804_Arola_0319Esto no es solo una idea mía, que conste. Hay terapeutas que recomiendan hacerse fotos desnudos bajo la siguiente idea: “exponte ante una cámara y verás tu vida de una forma diferente”. Además de para bregar contra la mala imagen que podamos tener de nosotros mismos o para fomentar la confianza y el autoerotismo, la terapia fotográfica se usa para luchar contra la anorexia, las secuelas del cáncer o incluso en casos de abusos sexuales. Cuando nos vemos a través de los ojos de otros, nos descubrimos de otra manera, muchas veces mejor. Nosotros podemos llegar a ser nuestros jueces más duros.

¿Animada? ¡A por tus fotos eróticas! (Permitidme que, generalizando, me dirija a ellas aunque todos podemos ser modelos por un día)

– Busca un fotógrafo que te genere confianza. No hace falta que sea profesional, puede ser tu pareja o algún amigo/a. Aunque si lo prefieres, puedes optar por algún fotógrafo especializado que ofrece sesiones de este tipo, algunas incluyen estilista para la ocasión. Fotografía boudoir se llama.

– Ponte una ropa con la que te sientas guapa: lencería o ese corsé que te hace sentir divina. Y si te atreves, desnúdate. El fotógrafo ya buscará el ángulo erótico y no explícito.

Posa. No tengas vergüenza. Espalda erguida, hombros atrás, culo hacia fuera, cabeza ligeramente ladeada, mirada coqueta, sonrisa amplia. No te quedes estática, apoya el peso en una pierna, marca la cadera, juega a tu manera siendo consciente de la posición de cada parte de tu cuerpo. La actitud es media foto. Que digo media… tres cuartas partes.

Déjate llevar y disfruta del momento. Eso se verá en los resultados. Obviamente puedes quedarte para ti las instantáneas o compartirlas. Yo publico las fotos, esa es mi decisión personal, pero el efecto es igual de bueno si las guardas solo para tus ojos (y otros pares seleccionados).

Si te animas a hacerte fotos eróticas, ¿me cuentas qué tal te ha ido? Yo estoy casi segura de la respuesta: te vas a sorprender muy gratamente.

Recommended Posts
Showing 0 comments
  • Regalasexo
    Responder

    Totalmente de acuerdo contigo, es un modo de terapia para uno mismo, da confianza en ti mismo, y hace que te sientes mejor contigo mismo…Hace poco vimos una exposición de fotografías ligeras de ropa o desnudos, donde gente había escrito “sus defectos” en su cuerpo, aquello que toda la vida llevaban pensando y sufriendo como complejo, lo hicieron a modo de terapia, y la verdad es que las fotografías eran muy bonitas y sensuales…incluso alguna vez hemos participado en sesiones ofreciendo nuestros productos a modelos amateur que realizan sesiones como hobby, chic@s naturales, sin complejos, mamis, tatuadas, y chicas xl, por que donde vemos imperfecciones otros ven belleza

    • Arola Poch
      Responder

      ¡Qué bonita la expo que comentas! Es cierto, a veces “odiamos” partes nuestras que para otros pueden ser adorables. Por eso creo que es bueno vernos con otros ojos. ¡Gracias por el comentario! Un saludo.

  • María Savage
    Responder

    Realmente, lo de la autoestima es muy cierto. Las fotos eróticas ayudan a verte mejor, cuando yo repaso las mías a solas, estoy encantada con el resultado, de verme sexy, encantada con hacer de mi cuerpo imperfecto un cuerpo bonito y atractivo a pesar de todo. Ya ni te cuento cuando las publico o las enseño y veo que resulta atractivo para otros… en esos momentos tengo el ego por las nubes!!! Y por último, la sesión de fotos en sí misma, a mí me encanta, es un momento muy de disfrutar aunque no conlleve nada de sexo, conocí el autoerotismo como tal a partir de esas fotos.

    Besitos Arola!

    • Arola Poch
      Responder

      ¡Gracias por compartir tu experiencia! Yo me veo mucho mejor en las fotos que en el espejo, con eso lo digo todo 😉 Un beso y a seguir con el autoerotismo!

  • Nacho
    Responder

    Para las personas que tenemos la autoestima un poco baja,hacerse fotos (ya sea solo o en compañia) y ver como gustan en las redes sociales es como una visita “gratis” al psicologo.
    En mi caso,abrí una cuenta B de twitter para colgarlas.Empecé con fotos muy subidas de tono (pornográficas,realizando fantasias…) y he ido evolucionando hacia el erotismo,exprimiendo la imaginación hasta niveles que sorprenden a uno mismo…

    • bizentte
      Responder

      Totalmente de acuerdo en hacerse fotos desnudo y que tu pareja te diga que estás guapo con esos kilitos de más

      se puede saber y conocer cuál es esa cuenta b de twiter, por fa

      saluditos y besos a todos

    • Arola Poch
      Responder

      Me alegro que esa cuenta B te haya sido tan útil 😉 Es una forma de expresión de uno mismo. ¡Gracias por contárnoslo! Un beso.

    • Pandora Groovesnore
      Responder

      Lo de las fotos yo lo llevo fatal, y no tengo experiencia con la fotografía erótica, pero creo que debe de ser parecido al chute de autoestima que yo siento cuando bailo y tengo público frente a mí. Es muy estimulante la complicidad que se establece a través de los gestos, miradas, movimientos etc. A menudo somos los peores jueces de nosotros mismos, mientras que los ojos de otras personas consiguen sacar nuestra mejor parte, y nos quedamos asombrados “¿esa soy yo, de verdad?”

      • Arola Poch
        Responder

        Sí, será similar a la sensación del baile que comentas. Yo creo que la gran mayoría nos juzgamos peor a nosotros mismos que a los demás. Cualquier cosa que nos chute autoestima debería estar recetada por el médico. He dicho. 😉 Gracias por tu comentario. un beso!

    • Pandora Groovesnore
      Responder

      ¿Cual es esa cuenta B? Me gustaría ver tus fotos 🙂

  • Valeria
    Responder

    Espectaculares fotos, yo tengo ganas de hacerme alguna también, pero la verdad es que da reparo…

    • cesarnebreda
      Responder

      Valeria, no te lo pienses mas…. yo me dedico a la fotograf´ñia erótica y he tenido la suerte de poder ver la cara de “modelos ocasionales” cuando ven el resultado, es mano de santo…. busca un fotógrafo profesional, mira sus fotos, que te guste el estilo, habla con el, que te sientas mas o menos cómoda y adelante….. habrá un momento, que el pudor te frene, si das ese siguiente paso y el fotógrafo sabe lo que hace, el siguiente paso ya será liberador. Un saludo

      • Valeria
        Responder

        Siiii, a ver si me atrevo!!! Te seguiré!!! Besitos desde Tenerife 😉

    • Arola Poch
      Responder

      Valeria, cuando lo veas claro, ¡ni lo pienses! Es una experiencia bonita y los resultados, sorprendentes. ¡Gracias por tu comentario! Un beso.

  • Pablo
    Responder

    Supongo que es mucho más fácil para mujeres atractivas como vos. Lo veo como un mecanismo de gratificación sólo si lo que te devuelve la cámara es de tu agrado y para ello es imprescindible partir de aceptarse a sí mismo.
    Concluyendo, muy lindas la fotos y muy linda la modelo, no tan seguro que funcione como método para lograr autoestima, tal vez sí para aumentarla, como dice el título de la entrada.
    Saludos

    • Arola Poch
      Responder

      Precisamente pienso que cualquiera puede obtener un resultado positivo de este tipo de fotos. Sea como sea físicamente. A veces la cámara nos devuelve algo que no nos esperábamos y que nos sorprende. No digo que sea la panacea para que nos queramos automáticamente, pero que puede ser un granito más en esa (a veces árdua) tarea de querernos, sí. Gracias por tu comentario. Un saludo.

  • Sofia
    Responder

    Sí es una aventura que recomiendo, ademas de divertido das cuenta de lo sensual que puedes ser, y como dice el articulo es como una terapia. Felicidades por el articulo

    • Arola Poch
      Responder

      Gracias, Sofía. Sí, puede aportar mucho. Todos con nuestras fotos eróticas!!! Un saludo 🙂

  • fotografos en madrid
    Responder

    Una buena forma de conocerse, tal y como dices, de subir la autoestima. Una terapia que se ha utilizado a lo largo de la historia, a través del autorretrato, por ejemplo, tal y como lo hacía la gran fotógrafa Francesca Woodman. Yo como fotógrafo que soy recomiendo este tipo de sesiones.

    • Arola Poch
      Responder

      Gracias por tu comentario y por dar tu visión desde el ‘otro lado’ 😉 Un saludo!

  • rennoib
    Responder

    La mejor forma de mostrarse tal y como es uno mismo, aceptarse y verse mejor, sin prendas que engañen o oculten lo que realmente somos. Una pena que se siga rechazando la desnudez socialmente tanto.

    • Arola Poch
      Responder

      Es cierto, seguimos con muchos reparos ante la desnudez, dándole una connotación que no siempre tiene. Gracias por pasar por mi blog y dejar tu comentario. ¡Un saludo!

  • Gwen (@Mamanoleas)
    Responder

    Muy de acuerdo con lo que dices, y últimamente he sido más consciente de ello, tanto que puede que pronto me anime a publicar alguna en la nueva cuenta de Instagram (así que me da que tristemente los pezones estarán descartados de la ecuación, jajaja).

    El año pasado me auto-hice una sesión para un proyecto, y lo cierto es que empecé muy tímida (a pesar de estar sola), pero pronto pillé confianza, y cuando vi que gustaban a quien iba a trabajar con ellas, me animé más. No es el tema de que otra persona nos tenga que decir que estamos sexys, que la foto despierta sensaciones, es más bien una reafirmación de lo que en ocasiones nos cuesta ver por nosotras mismas.

    Sin duda poder ver ese aspecto provocativo, que compartimos libremente con nuestros amantes, en una foto, inmortalizada, estática, perenne, pudiendo apreciar los matices que solemos obviar… Es un buen subidón de autoestima. No digo ya cuando con todo el pudor enseñas una de esas fotos y la reacción es mucho más positiva de lo que llegaste a imaginar. Querernos para que nos quieran, que nos quieran para querernos más…

    Besotes.

    • Arola Poch
      Responder

      Me alegro de la experiencia positiva que nos cuentas. Y, exacto, todo es cuestión de querer. All you need is love! Sobre todo, ¡¡¡amor a uno mismo!!! Estaré atenta a tu instagram 😉 ¡Un beso y gracias por tu comentario!

pingbacks / trackbacks

Responder a fotografos en madrid Cancelar respuesta